Tras el fin del verano, tanto padres como hijos se preparan para el inicio del nuevo año escolar. A medida que se acerca esta vuelta al cole y con la tecnología cada vez más integrada dentro de las aulas, las escuelas necesitan implementar medidas de seguridad adicionales que aseguren que los estudiantes no acceden a contenidos potencialmente peligrosos, sobre todo en redes sociales.

Concretamente y además de luchar contra sistemas tecnológicos heredados y equipos inmaduros de respuesta a la seguridad, el sector educativo se enfrenta al creciente uso de tecnología personal dentro las escuelas. Ante esta tendencia cada vez más generalizada entre los jóvenes de usar sus dispositivos en clase, McAfee ha llevado a cabo el estudio Ciberseguridad 101, Adolescentes en las aulas, que tiene como objetivo analizar el estado actual de la ciberseguridad, la educación, el ciberacoso y el uso de dispositivos dentro del aula.

Los estudiantes están sometidos a sus dispositivos

En la actualidad, el uso de las redes sociales y los dispositivos inteligentes provocan que los menores permanezcan conectados más tiempo que nunca. La tecnología se ha convertido, en consecuencia, en un elemento imprescindible en el día a día de los estudiantes. Así lo refleja el estudio de McAfee que señala que el 86% de los alumnos utiliza su dispositivo conectado a Internet al menos una hora al día mientras están en el aula y el 45% de los estudiantes consulta sus redes sociales mientras se imparte la clase.

Otro dato interesante es que el uso de estos dispositivos no siempre se hace con buenas intenciones. En este sentido, la mitad de los estudiantes (47%) afirma haber visto u oído a otro alumno usar su dispositivo en clase para hacer trampas en un examen, mientras que el 21% admite haber copiado en un examen utilizando su dispositivo móvil. Además, los estudiantes también están desafiando las reglas en materia de ciberseguridad. Según McAfee, uno de cada cuatro alumnos (24%) accede con éxito a contenidos bloqueados o prohibidos.

La educación va más allá del plan de estudios

La administración y el profesorado están empleando políticas de educación y concienciación entre los menores sobre la importancia de la ciberseguridad. Así pues, el 80% de los alumnos señala que su escuela toma las medidas necesarias para asegurar que los dispositivos que usan en el colegio están protegidos contra las ciberamenazas. Por otra parte, la mayoría de estudiantes (86%) afirma que se sienten informados sobre educación en ciberseguridad antes de acceder a los dispositivos conectados de la escuela.

¿Por qué la seguridad sigue teniendo dificultades?

A medida que los adolescentes maduran, la educación en ciberseguridad se convierte en una prioridad para los padres. De esta forma, el 50% de los padres de niños con edades comprendidas entre 14-15 años afirma hablar regularmente con sus hijos sobre cómo mantenerse seguro en Internet. Por el contrario, el 14% de los jóvenes entre 16-18 años señala que nunca ha hablado con sus padres sobre cómo proteger su seguridad online.

Una mayor comunicación en ciberseguridad entre padres e hijos es esencial para proteger sus dispositivos y evitar cualquier riesgo. Para ello, McAfee ha querido explicar tres consejos para garantizar la seguridad online de los más pequeños.

  • Habla con tus hijos. La mejor forma de garantizar la seguridad de tus hijos es hablando con ellos. Pregúntales sobre lo que hacen cuando están online y fomenta un comportamiento seguro que les ayude a evitar interactuar con personas que no conocen en la vida real.
  • Utiliza las redes sociales que tus hijos están usando. No sólo obtendrás una mejor comprensión de lo que tus hijos hacen, sino que también podrás conocer los entresijos de sus aplicaciones y redes favoritas.
  • Protege todos sus dispositivos. Asegúrate de instalar un software completo de seguridad en todos los dispositivos de tu familia. Tener un software de seguridad es fundamental para proteger los dispositivos y la privacidad de tu familia.

Por otra parte, McAfee recomienda a los adolescentes algunas pautas importantes a la hora de utilizar sus dispositivos conectados:

  • Cuidado con lo que compartes. La información personal debe ser compartida con moderación y sólo cuando sea necesario. Además, asegúrate de que la configuración de privacidad de tus redes sociales está activada. De lo contrario, podrían aumentar las posibilidades de sufrir algún tipo de acoso o que tus fotos personales sean descargadas y manipuladas.
  • Mantén las contraseñas privadas. Evita compartir tus contraseñas con nadie para no perder el control de tu cuenta.

“La educación en ciberseguridad es un elemento imprescindible para concienciar tanto a padres como a hijos de los riesgos online a los que se enfrentan y sus posibles consecuencias. Las escuelas deben ofrecer actualizaciones periódicas a los padres sobre cómo usar la tecnología dentro de las aulas para reducir la brecha tecnológica entre padres e hijos y garantizar la seguridad y protección de sus dispositivos”, señala Francisco Sancho, product partner manager consumer and mobile de McAfee España.

 

Deja un comentario