El sector de los videojuegos ha ido creciendo en los últimos años de forma exponencial. Este año puede llegar a alcanzar un porcentaje del 8% en la industria, sumando así 108.900 millones, según un informe de la consultora Newzoo sobre el mercado de videojuegos global. Solamente en España, su volumen de facturación fue de 1.200 millones de euros en 2016, mayor que el sector del cine o el de la música. Y como toda industria al alza, los ciberdelincuentes no han tardado en fijarse en ella. Más aún cuando se trata de un sector eminentemente online. Hace unos años, lo habitual era comprar el CD del juego e insertarlo en la consola, jugando exclusivamente ahí, en local. Ahora, cada vez más, los videojuegos se desarrollan en entornos online. La firma de seguridad Sophos Iberia advierte del peligro que esto conlleva: la combinación del abismal crecimiento de la industria y número de jugadores, sumado al auge del juego online. Los videojuegos se han convertido en un objetivo para vez más usual para los ciberdelincuentes. Y los jugadores, o gamers, sus potenciales víctimas.

¿Qué es lo que podría llegar a ocurrir? Descarga accidental de malware, tanto en ordenadores como en móviles que puede comprometer el dispositivo o ataques de phishing (suplantación para robar datos personales). La popular plataforma Steam fue víctima de un ataque recientemente que consigió sustraer las credenciales de más de 30 millones de usuarios.

La descarga ilegal de videojuegos también conlleva sus riesgos. Algunos de estos juegos descargados están infectados con malware y pueden contener troyanos u otro tipo de software malicioso que puede infectar los ordenadores. Incluso keyloggers, peligroso programas que son capaces de capturar todas las pulsaciones de nuestro teclado y por tanto, a toda nuestra información personal.

Consejos a tener en cuenta

Ante esto Sophos recomienda una serie de pautas que es consejable seguir:

 

  • No usar aplicaciones desconocidas o con escasa reputación.

 

  • Suscribirse a las tiendas oficiales (Google Play y App Store), y siempre estar atento a la posibilidad de que encontrar software malicioso. Una buena medida es asegurarse que tanto el juego como el desarrollador del mismo tengan una buena reputación.

 

  • Descargar antivirus que bloqueen la instalación de juegos maliciosos, como Sophos Mobile Security que está disponible de manera gratuita y protege los móviles automáticamente frente a aplicaciones maliciosas, proporcionando además seguridad para leer QR e integración con KeyPass (gestor de contraseñas). Sophos Home también es otra solución gratuita para los gamers, que en su versión beta, ofrece protección antiransomware, keyloggers y accesos a la webcam.

 

  • No descargar a los ordenadores juegos piratas y/o “cracks” de ningún tipo.

 

  • Desconfiar de cualquier tipo de “oferta” disponible a través de e-mails o redes sociales de origen dudoso. Es necesario asegurarse que las mismas provengan de los canales oficiales de las compañías de videojuegos.

Deja un comentario