España cuenta cada vez con más empresas dedicadas a ofrecer servicios de ciberseguridad, muchas de ellas exportan ya sus productos. Pero aún se sitúa en el puesto número 14 de exportaciones en la Unión Europea y queda mucho trabajo por hacer. Así lo cree el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), que cuenta entre sus líneas de actuación la de apoyar e impulsar el emprendimiento, además de “posicionar la marca España en el mercado”, como  explicaba Alberto Hernández, Director General de INCIBE en la ponencia inaugural del evento Intertic, organizado por CONETIC.

La seguridad informática es sin duda un sector estratégico, lo dicen sus cifras: solo en España una facturación de más de 600 millones de euros, con un crecimiento anual del 13%, un punto superior al de Europa, donde se sitúa de media en el 12%. Al año, la ciberseguridad factura a nivel mundial 62.000 millones de euros, creciendo de forma global de media un 13%, aunque se espera que aumente esta cifra hasta más de 79 millones de euros en 2018.

Pero la ciberseguridad no se puede medir únicamente en datos económicos, está íntimamente relacionada con las cifras de incidentes y ciberataques.

En 2016 el INCIBE detectó más de 66.000 hechos delictivos en el ciberespacio, “la gran mayoría fraudes destinados al robo de dinero, y se gestionaron en total más de 115.000 incidentes”, afirmó Hernández, a lo que añadió que “probablemente se cierre este año con el mayor número de incidentes gestionados por el CERT”. El 66,54% de los casos son provocados por variantes de malware, troyanos o ransomware. Uno muy activo ha sido el denominado “Fraude del CEO, que en España funciona muy bien, lo que nos quiere decir que hace falta más concienciación en las empresas”, sostuvo el Director General de INCIBE.

Crecer como referencia internacional

España importa 603 millones de euros en ciberseguridad, principalmente de China, Estados Unidos y países europeos como Francia o Italia. Pero el objetivo es que sea más exportadora. “Vamos bien encaminados”, aseguró Alberto Hernández, ya que “actualmente estamos liderando en diversos temas relacionados con el sector. España tiene una gran oportunidad para mejorar como industria de ciberseguridad, pero hay que seguir trabajando para convertir a España en referente”. Esa es precisamente una de las líneas de actuación de INCIBE. Para lograrlo, están trabajando en el ámbito internacional con organismos como la OEA, países de la UE, asiáticos o Estados Unidos.

Hernández invitó a todos los asistentes a participar en las iniciativas del Instituto, para trabajar juntos en el ámbito de la ciberseguridad y lograr ese objetivo común. La primera de las iniciativas tendrá lugar en León los próximos 24 y 25 de octubre en la edición número 11 de ENISE.

Apoyo a los emprendedores

Una parte fundamental para lograr ese crecimiento es el apoyo al emprendimiento en ciberseguridad, que se realiza desde diversos programas de INCIBE. Recientemente se lanzó la última edición de su aceleradora de proyectos de ciberseguridad, Cybersecurity Ventures, que este año ha contado con 76 propuestas presentadas. “Cada año va aumentando la demanda, y eso es una buena señal. En 2016 aceleramos cinco empresas, tres de ellas ya están vendiendo internacionalmente. Este año aceleraremos diez. Se les ofrece mentoring, asesoramiento y apoyo financiero, además de ponerles en contacto con posibles clientes”, explicó Hernández.

Falta de profesionales

En 2016 se crearon 6.200 puestos de empleo directos relacionados con la ciberseguridad. Y precisamente un tema recurrente en el sector, por lo preocupante, es la falta de profesionales dedicados. “Existe una brecha en el sector entre la oferta y la demanda”, expuso Hernández. Para hacernos una idea de esta brecha, ejemplarizó explicando que el año pasado en Cybercamp, donde se realizaron reuniones con empresas y solicitantes de empleo. “Hubo 2000 ofertas por parte de las compañías, y tan solo se recibieron 900 currículum”. Un problema que es global, ya que en Estados Unidos hubo 209.000 puestos sin cubrir durante el año pasado y el año que viene se espera que la cifra aumente hasta el millón o dos millones de vacantes.

Concienciación, clave para seguir creciendo

Una de las principales líneas de INCIBE es la concienciación tanto de usuarios como de empresas, que consideran fundamental y aún escasa. Servicios de concienciación y formación, alerta temprana o adquisición de herramientas de ciberseguridad son algunas de las acciones que llevan a cabo de forma continua. Un claro ejemplo de ellos son los múltiples eventos que organizan, como el anual Cybercamp. “Hay que trabajar intensamente desde la administración pública conjuntamente con el resto para mejorar la concienciación” concluyó Hernández, animando a todos, usuarios y profesionales, a asistir a la próxima edición de Cybercamp que en esta ocasión tendrá lugar en Santander a finales de noviembre y principios de diciembre.

 

Deja un comentario