El número de criptojackers, o lo que es lo mismo: ciberdelincuentes que minan bitcoins u otras criptomonedas de forma ilegal, ha experimentado un gran aumento en la segunda mitad de 2017. Sin duda, alentados por las espectaculares cifras manejadas por algunas monedas virtuales como bitcoin, que aunque ha sufrido subidas y bajadas, algunos expertos opinan que su valor podría llegar a los 50.000 dólares a lo largo de este año.

¿Qué es el criptojacking?

Los ataques de criptojacking, según explica el fabricante de seguridad Check Point en un reciente estudio, es un nuevo tipo de ciberamenaza que usa el equipo informático del visitante de una página web para realizar minería de criptomonedas sin su consentimiento. Esto provoca una ralentización del ordenador de la víctima, pudiendo llegar al extremo de poder dejarlo prácticamente inservible hasta el cierre de la web atacante. El criptojacking es básicamente una herramienta que permite a los ciberdelincuentes apropiarse de la potencia y los recursos de la CPU o GPU del usuario (hasta el 65% de su capacidad) y así minar criptomonedas.

La compañía de ciberseguridad alerta: los ciberdelincuentes están recurriendo cada vez más a criptojackers para ganar dinero de forma ilegal. Solamente entre julio y diciembre de 2017, una de cada cinco empresas fue víctima del criptojacking. 

“En la segunda mitad de 2017 hemos visto a los criptojackers asaltar a las empresas y usuarios de todo el mundo para convertirse en el vector de ataque favorito para lucrarse. Si bien no se trata de un tipo de malware completamente nuevo, la creciente popularidad y el valor de las criptomonedas han llevado a un aumento significativo en su distribución”, asegura Maya Horowitz, directora del grupo de inteligencia de amenazas de Check Point, que afirma que “mientras que los criptomineros son comúnmente utilizados por personas que quiere extraer su propio dinero, el creciente interés público en las monedas virtuales ha ralentizado el proceso, que depende directamente del número de poseedores. Esta situación ha llevado a los ciberdelincuentes a idear nuevas formas de aprovechar los recursos informáticos de sus víctimas”.

Deja un comentario