Internet of Things es una de las tendencias del momento. Dispositivos conectados a internet y conectados entre sí que nos brindan una multitud de oportunidades. Una de ellas es la posibilidad de conectar nuestras ciudades, convirtiéndolas en espacios inteligentes, que responden a las necesidades de los ciudadanos. Las Smart Cities empiezan a ser una realidad, aunque la tecnología tiene que dar algunos pasos más. En este sentido, Teradata ha dado a conocer una colaboración con Cisco para llevar a cabo soluciones de transformación digital, centradas en ciudades y comunidades inteligentes.

“La combinación de las cualidades de la plataforma IoT Cisco Kinetic for Cities, con la plataforma Teradata Analytics ayudará a las ciudades a ser más inteligentes y a estar más conectadas al proporcionar una potente solución para el intercambio de datos integrado”, explican desde la compañía.

Una de las características que más importan a la hora de desarrollar estos proyectos, es que sea una implantación segura. La plataforma Cisco Kinectic for Cities es capaz de recopilar y normalizar datos de forma segura en tiempo real a través de las redes de la ciudad. Teradata es una de las primeras compañías de análisis de datos empresariales que se integra con esta plataforma. El objetivo es ofrecer una gestión inteligente de los datos, desde el análisis, gestión de ciclo de vida de datos persistentes y enriquecimiento de datos.

Centralización de los datos para una gestión más eficiente

una de las trabas que se encuentran a menudo este tipo de comunidades inteligentes, es la recopilación y gestión de los datos. Dentro de una ciudad, se suele descentralizar esta tarea, almacenándose en departamentos con un administrador diferente. La compañía de datos opina que este enfoque “hace que sea difícil, si no imposible, generar una visión general de la información”. Su propuesta es la integración de los datos, para ver una perspectiva de la ciudad como un todo.

Iluminación inteligente, aparcamiento, gestión del tráfico, de residuos, sensores ambientales, seguridad o participación ciudadana, son algunas de las muchas posibilidades que brindan estas tecnologías. Con ellas, las ciudades pueden “recopilar, agregar y normalizar información del tráfico, iluminación y estacionamiento. Combinando estos datos de sensores en tiempo real con otra información de la ciudad, como datos de sistemas de pago, sentimiento ciudadano y aplicaciones analíticas”, explican desde la compañía, se pueden ofrecer “análisis prescriptivos y predictivos, así como visualizaciones fáciles de comprender, que ayudan a los organismos a tomar decisiones más inteligentes“.

Por ejemplo, una de las aplicaciones podría ser detectar los cuellos de botella en el tráfico para optimizar la señalización y descongestionar las carreteras, o detectar de forma automática incidentes de seguridad y generar alertas. Otros sensores evaluarían las mejores opciones de ruta para acortar el tiempo de respuesta de los vehículos de emergencia o policiales.

 

Deja un comentario