La policía de Tempe (Arizona, Estados Unidos), ciudad donde ocurrió el accidente mortal en el que está involucrado un coche sin conductor de Uber, ha dado a conocer a través de su perfil de Twitter el vídeo del momento del accidente. 22 segundos de metraje en los que se puede ver en primer lugar la cámara frontal del coche, y a continuación la cámara interior, que enfoca al conductor de seguridad. 

Las autoridades han declarado que la Unidad especializada de la Policía está investigando los detalles de este incidente que ocurrió el 18 de marzo. “Proporcionaremos información actualizada sobre la investigación cuando esté disponible“, afirman.

El vídeo, grabado con las cámaras instaladas en el VolvoXC90, muestra a la víctima saliendo de una zona oscura en mitad de la carretera, andando junto a su bicicleta, justo antes del accidente. En el interior, el conductor está mirando hacia abajo hasta el instante antes de la colisión.

Hasta ahora, los datos que ha dado a conocer la policía respecto a la investigación, revelan que la víctima estaba caminando fuera de un paso de peatones a las diez de la noche. El Volvo de Uber conducía en modo autónomo a 64 kilómetros por hora. Aunque iba en este modo, el automóvil contaba con un conductor de seguridad en el puesto del volante, algo usual en la mayoría de las pruebas que se han estado realizando en carretera.

Uber ha paralizado todas las pruebas de coche autónomo que estaba realizando, precaución que han tomado otras compañías, como recientemente anunciaba Toyota.

El de Tempe se trata del primer accidente mortal en el que está involucrado un coche autónomo. Un caso similar ocurrió con el modelo S de Tesla en 2016, en el que falleció el conductor del automóvil mientras viajaba en modo autónomo tras un accidente en el que colisionó contra un camión en Florida. Las investigaciones concluyeron que que el camión estaba situado de forma perpendicular al coche, por lo que ni el conductor ni el piloto automático lo vieron, y la marca fue exonerada de culpa. Concluyeron asimismo que existió una dependencia excesiva por parte del conductor del sistema de autoconducción, que avisó al conductor para volver a la conducción activa, pero no llegó a tiempo. Tras el informe policial, Tesla aseguró que aumentaron la seguridad de su piloto automático de forma significativa.

Deja un comentario