WIWE, un dispositivo de bolsillo para hacernos electrocardiogramas y prevenir enfermedades cardíacas

Los nuevos dispositivos inteligentes nos permiten controlar todo tipo de parámetros de salud. Desde cuántos pasos hemos dado al día (y cuántos nos quedan hoy para completar un mínimo saludable), hasta la temperatura corporal o el gasto calórico. Muchos también miden las pulsaciones, pero esta medición se queda corta si lo que necesitamos es un control más exhaustivo de nuestra salud cardíaca. Eso es lo que aporta WIWE, un dispositivo de diagnóstico del tamaño de una tarjeta de crédito que permite hacer un electrocardiograma (ECG) completo en 60 segundos y darnos pistas de nuestra salud cardíaca.

“Las enfermedades cardíacas son una de las principales causas de muerte en el mundo, y 3 de cada 4 fallecimientos podrían evitarse con un mayor control”, afirma Éva Szabó, directora de la división de diagnosis de Sanatmetal, compañía detrás del dispositivo.

El aparato está enfocado a los usuarios, aunque mejor si están controlados por un médico. “La idea es que todo el mundo pueda usarlo para detectar problemas antes de que sea tarde”, explica Szabó.

La compañía afirma que es un dispositivo diseñado para prevenir ataques del corazón, signos de arritmia, y otro tipo de problemas cardíacos. Está especialmente indicado para los usuarios que padezcan este tipo de enfermedades, aunque también para quienes quieran prevenirlas. En cuanto a la veracidad y precisión de sus métricas, desde la compañía aseguran que “está certificado por organismos médicos en toda Europa”.

El dispositivo se controla a través de una aplicación que podemos descargar gratuitamente en nuestro smartphone o tableta (iOS y Android) desde las tiendas de aplicaciones oficiales. Una vez descargada e instalada, procederemos a emparejar el dispositivo ECG con nuestro móvil, que se realiza a través de conexión Bluetooth. Encendido el dispositivo, se puede empezar la medición.

Cómo funciona

El dispositivo cuenta con dos electrodos grises, uno a cada lado. Para activar la medición, tan solo tenemos que colocar los pulgares en los sensores. La medición dura 60 segundos, pero inmediatamente podemos ver en tiempo real la medición del electrocardiograma en la pantalla del móvil o tableta a través de la aplicación conectada.

Pasado ese minuto, en el que no debemos separar los dedos de los sensores, se termina la medición y aparece en pantalla el dashboard con los resultados.

Podemos navegar a través de los diferentes paneles para ver los distintos parámetros que mide WIWE, cada uno de ellos será útil a distintos tipos de pacientes, según su patología. Clasifica las diferentes métricas por colores: verde si está todo correcto, amarillo si está un poco fuera de los márgenes adecuados, y rojo si hay una señal de alarma.

En cuanto a su diseño, está disponible en dos colores, blanco y negro. El que hemos probado, en versión blanca, tiene un acabado cuidado y un tacto suave y agradable. El tamaño es realmente el de una tarjeta de visita. Puede ser fácil de guardar en un bolsillo, ya que apenas pesa y el tamaño es inferior al de cualquiera de los móviles que llevamos encima.

Su precio es de 289 euros y de momento solo se puede conseguir a través de la página oficial de la compañía, que ofrece su servicio en toda Europa.

Deja un comentario