Una de las mejores recetas para evitar tener incidentes de seguridad es conocer cómo actúan los ciberataques, una buena dosis de concienciación y una pizca de sentido común. Barreras iniciales que evitarán muchos sustos, pero no en todas las ocasiones es suficiente, sin duda la tecnología nos ayudará a mejorar nuestra navegación por internet y hacerla más segura. Una de las herramientas más útiles son las VPN: Virtual Private Network. Básicamente, proporcionan una capa adicional de protección. Usar una VPN puede ser una gran idea para mejorar tu seguridad y la privacidad de tus datos, sobre todo en determinadas circunstancias. Te contamos por qué.

Qué es una VPN

Son servicios que permiten canalizar tu tráfico web que sale de tu conexión al navegar por internet. Una especie de “túnel” por el que toda esa información sale cifrada, de forma que esa navegación sea anónima para terceras personas o servicios que puedan estar “cotilleando”. Básicamente, “ocultan tu tráfico web de tu proveedor de servicios de internet, y esconden tu ubicación y actividades online del resto del mundo”, como explican desde Panda Security.

Características de una VPN

Anonimato. Estos servicios se caracterizan por ofrecer anonimato, evitando dejar huellas que puedan revelar la identidad del usuario.

Evitar la censura y bloqueos. Las VPN permiten, entre otras cosas, acceder a contenidos bloqueados según tu ubicación geográfica, ya que a través de ese “túnel” te conectas a un servidor de la VPN que esté en otro país, engañando de alguna forma a ese sitio web haciéndole creer que estás en Italia en lugar de en China, por ejemplo. En muchos países con censura, se usan para evitar estos bloqueos a determinados servicios o páginas web.

No solo para hackers. Es cierto, como explican desde Panda Security, que muchos expertos en seguridad informática usan VPN de forma habitual a la hora de realizar sus proyectos de investigación, pero son herramientas al alcance (y muy recomendables) para todo tipo de usuarios.

Beneficios de usar una VPN (y cuándo conviene usarla)

Al conectarte a una red wifi pública. Al conectarte a una de estas redes, ya sea abierta sin contraseña o con una contraseña facilitada por el establecimiento, tu tráfico y tus datos pueden estar en peligro. Tanto el administrador de la red como un ciberatacante pueden estar monitorizando ese tráfico, que al ir “en abierto” puede ser visto fácilmente. Usar una VPN cifrará esas comunicaciones, de forma que aunque intercepten el tráfico no podrán hacerse con tus datos.

Usar servicios con restricciones geográficas. Ocurre con diversas plataformas, por ejemplo las cuentas de películas y series online. Usar una VPN puede permitir engañar a ese servicio que te bloquea el acceso cuando estás de viaje para poder acceder a tu cuenta tranquilamente.

Comunicación segura. En el caso de disidentes y personas que viven en países con restricciones, las VPN son una enorme ayuda. Gracias a ellas en países con trabas a la libertad de expresión pueden comunicarse.

En el PC y también en el móvil

Existen multitud de servicios VPN. Algunos, son servicios online o extensiones de navegador que se pueden usar de forma gratuita a través de un registro. La mayoría tienen una limitación de tráfico que se puede consumir gratis, a partir de lo cual hay que pagar, normalmente funcionan por suscripción mensual o anual.

Algunas soluciones antimalware de distintos fabricantes cuentan también con servicios VPN que se pueden activar en la propia plataforma de antivirus.

Y en el caso del móvil (muy útil cuando nos conectamos desde redes wifi abiertas), existen muchas aplicaciones VPN con estas características, también con un modelo freemium. 

 


¿Quieres estar al día de las noticias tecnológicas, de ciberseguridad e innovación? ¡Apúntate aquí para recibir nuestra newsletter!

APÚNTAME

Deja un comentario