EL cibercrimen, como cualquier otro crimen organizado, busca medios y herramientas para comunicarse y llevar a cabo sus acciones sin ser encontrados. Una popular aplicación para el móvil resulta ser uno de sus nuevos métodos preferidos de comunicación. El equipo de investigación de la empresa de ciberseguridad Check Point ha descubierto que los ciberdelincuentes cda vez hacen más uso de la aplicación de mensajería instantánea Telegram para comunicarse entre ellos, reclutar nuevos miembros, realizar negocios fuera de la legalidad y evadir a las autoridades.

Telegram es una aplicación de mensajería para el móvil que fue lanzada en 2013. Sus cifras de mercado están lejos de WhatsApp, la más popular de estas aplicaciones, pero Telegram se ha ido haciendo un hueco cada vez más grande entre los usuarios, debido a sus características de seguridad, que permite tener conversaciones individuales y de grupo más seguras, con un cifrado más robusto que impide que alguien se “cuele” en la comunicación y pueda leer los mensajes, ya que la app cuenta con cifrado de extremo a extremo. Es esta seguridad la que ha animado a los ciberdelincuentes a unirse también a esta app para comunicarse.

Los responsables de la investigación aseguran que durante los últimos años, las fuerzas de seguridad de todo el mundo han luchado para solucionar la problemática en la Dark New y los foros donde los ciberdelincuentes ofrecen sus servicios. En estos sitios se han endurecido los controles, incluso se han cerrado algunos, como los mercados ilegales Hansa Market o Alpha Bay. Pero esto ha supuesto también que tengan que buscar otros métodos para ponerse en contacto entre ellos, y con sus “clientes”.

Esta aplicación además, según apuntan los investigadores de Check Point, supone más sencillez a la hora de llevar a cabo sus comunicaciones. En lugar de tener que acudir a complicados hilos en foros online, pueden crear canales de Telegram donde enviar mensajes a sus suscriptores directamente, con la ventaja de que todo el mundo puede descargarse fácilmente esta app, y no es tan sencillo seguir los pasos para comunicarse a través de la Dark Net, a través de plataformas como TOR.

En definitiva, la comodidad que supone Telegram permite a los ciberdelincuentes y a aquellos que quieren participar en los ciberataques comunicarse de una forma más “segura” y accesible.

Reclutamiento de nuevos ciberdelincuentes

“Dark Work”, “Dark Jobs” o “Black Markets” son algunos de los canales de Telegram descubiertos por los investigadores de Check Point. Grupos de comunicación en los que se comparten ofertas de trabajo relacionadas con el cibercrimen, que incluso están clasificadas por “colores”. Las ofertas de trabajo más peligroso y que pueden conllevar mayores riesgos legales están marcadas en negro, las más “seguras” en gris o blanco. Un problema añadido, ya que esta información está disponible para usuarios que no tienen experiencia o pueden ser manipulables.

Otros canales también ofrecen servicios ilegales como la falsificación de documentos oficiales: DNI, pasaporte, datos bancarios o incluso permisos de conducir.

 


¿Quieres estar al día de las noticias tecnológicas, de ciberseguridad e innovación? ¡Apúntate aquí para recibir nuestra newsletter!

APÚNTAME

Deja un comentario