Cuando se trata de organizar las vacaciones, hay dos tipos de personas: las que reservan con meses de antelación y las que lo dejan todo a última hora. Las dos son perfectamente válidas, solo que la segunda conlleva algunos riesgos (además de algunas situaciones de estrés añadido). Cuando vamos con prisa solemos descuidar la seguridad, y no comprobar la web donde estamos reservando el alojamiento o el transporte, fijándonos solamente en los precios para encontrar alguna oferta de último minuto. El problema es que las prisas en internet y en las compras no son buenas, y corremos el riesgo de caer en la trampa de alguna web fraudulenta que no engatusa con alguna oferta increíble… porque realmente ni existe. 

Páginas web clonadas por ciberdelincuentes que se hacen pasar por sitios de reserva legítimos o el robo de información a través de formularios fraudulentos son algunas de las herramientas usadas por los atacantes en la red que podrían aguarnos las vacaciones antes de empezarlas.

A fin de cuentas, el objetivo de estos ciberdelincuentes es nuestro dinero, bien obteniendo información de la tarjeta de crédito, o estafando con alguna falsa oferta. Es muy importante por lo tanto estar atentos, no dejarse llevar por las prisas y atender a estos consejos de la mano de Innotec (Grupo Entelgy), cuyos expertos han preparado una lista de los más básicos para mantener alejados los fraudes este verano.

 1. Cuida tus datos, todo el tiempo

Ya hemos explicado que los datos (sobre todo los bancarios) son su perdición. Pero también tus datos personales, con los que pueden llegar a suplantarte la identidad. Por ejemplo, en el año 2016, como recuerdan los expertos de Innotec, más de 1.700 personas fueron víctimas de delitos de robo de identidad en España. Muchos de ellos, derivados de páginas fraudulentas y de ataques de phishing en los que los ciberdelincuentes obtenían esta información engañando a las víctimas. Para evitarlo, revisa muy bien a qué páginas te estás conectando, pregúntate si son de fiar, revisa si cuentan con cifrado (HTTPS en la barra de direcciones), y nunca des tus datos a nadie que los solicite por e-mail a no ser que estés completamente seguro de saber quién es.

2. Desactiva la geolocalización

Este verano visitarás algunos lugares, y seguramente los compartirás en tus redes sociales. Pero no des más información de la necesaria. Una de ellas es la geolocalización, que por defecto viene activada en algunas de esas redes sociales. De forma pública, estarás avisando a todo el mundo de dónde estás, una situación que puede permitir a delincuentes (que no tienen por que ser “ciber”) conseguir información para saber si estás fuera de tu casa.

3. Atención a la wifi

Aeropuertos, cafeterías, estaciones… En cualquier lugar encontramos conexión inalámbrica gratuita. Pero estas redes wifi abiertas no son ni mucho menos la panacea de la seguridad. Y nunca sabes cuál de ellas puede ser una “trampa” creada por alguien que está recopilando todo el tráfico que pasa por ella. Como solución, puedes usar los datos móviles de tu terminal, o también una VPN para cifrar ese tráfico, también desde tu dispositivo móvil. Aquí te explicamos qué es y cómo usarlo.

Qué es una VPN y por qué deberías usar una (también en el móvil)

4. Vigila las apps

Todavía existe una cierta creencia de que los dispositivos móviles son en cierta medida “inmunes” a los ciberataques, pero nada más lejos de la realidad. Las aplicaciones, por ejemplo, son uno de los vectores de ataque por los que acceder a tu smartphone y tomar prácticamente su control. Piensa en todos esos permisos que tienen las apps que sueles usar (acceso a micrófono, a los contactos, a la cámara…). También puede tenerlos una aplicación maliciosa, además de poder robarte los datos. En verano son muchas las aplicaciones que nos ayudan a movernos por ciudades, mapas, consejos de restaurantes o de ocio en algún lugar… Pero revisa antes de descargarla que provenga de un desarrollador legítimo, y evita descargarlas de tiendas de apps no oficiales.

5. La web, siempre HTTPS

Lo hemos comentado antes, pero es muy importante, sobre todo cuando accedamos a algún tipo de comercio online o de web donde intercambiemos nuestros datos. Los sitios que incluyen en su URL (la dirección de la web) HTTPS incluyen un cifrado que protege esas comunicaciones, de forma que si un ciberdelincuente llegara a interceptar la información, no sería capaz de leerla.

6. Actualiza tus dispositivos

Los desarrolladores de los sistemas operativos, programas y aplicaciones lanzan a menudo nuevas versiones, muchas de ellas corrigen o parchean problemas de seguridad de sus versiones anteriores. Por eso es importante mantener estas actualizaciones al día en todos tus dispositivos. Recuerda que el sentido común en internet te ayudará a evitar sobresaltos. para que este verano solo te quede disfrutar y resetearte.

Deja un comentario