123456 y password son las contraseñas más utilizadas por los usuarios en internet desde hace años. Si a esto le sumamos que muchos de ellos la usan para todas sus cuentas, el riesgo aumenta exponencialmente. Cada uno de nosotros como usuarios utilizamos infinidad de servicios online en los que debemos crear un usuario y contraseña, y el creciente número de estas cuentas que usamos supone un auténtico problema. No tanto las que utilizamos diariamente, sino las que creamos para un uso esporádico, o incluso de un solo uso, y quedan en internet, expuestas.

Así lo expone la firma de seguridad Kaspersky Lab, que asegura que “los usuarios se enfrentan cada vez más al dilema de cómo elegir sus contraseñas“. Por un lado, están los usuarios que usan contraseñas diferentes para cada cuenta. Por otro lado, los que eligen contraseñas más sencillas o usan la misma en varios o todos los servicios. Los primeros cuentan con un método mucho más seguro, aunque se arriesgan a olvidar en algún momento esas claves. Los segundos tienen la vida más sencilla, pero también mucho más expuesta.

De hecho, son muchos los que parecen elegir esa comodidad: según un estudio del fabricante de seguridad, el 40% de los usuarios españoles no puede restaurar con rapidez esas contraseñas después de haberlas perdido.

A la hora de guardar las contraseñas, más de la mitad, un 55%, las almacena de forma insegura. Una cuarta parte, el 27%, las escribe en un bloc de notas para no tener que recordarlas. Este método no tiene por qué poner en riesgo la seguridad de las contraseñas, siempre que esté en un lugar seguro lejos de miradas ajenas.

El problema radica en que, para evitar esa dificultad de tener que recordar esas contraseñas diferentes para cada cuenta, que además deben ser largas y compuestas por números y letras, muchos usuarios siguen desarrollando hábitos de contraseñas inseguros. El 10% de los usuarios, uno de cada diez, usa una única contraseña para todas sus cuentas. Por supuesto, esto facilita la vida digital, en el sentido de que no nos equivocaremos a la hora de escribirlas… pero sin duda es un mal hábito a adoptar. Si un ciberdelincuente se lograra apoderar de una de las contraseñas, podría acceder al resto de las cuentas rápidamente, y hacerse con el control de toda esa vida digital.

Para muestra, el 19% de los españoles encuestados se ha tenido que enfrentar en el último año a alguna amenaza online, o han visto cómo alguna de sus cuentas ha sido comprometida. Los correos electrónicos son el principal objetivo (43%), seguidos por las redes sociales (39%), las cuentas bancarias (20%) y las cuentas de tiendas online (20%).

Cómo crear contraseñas seguras

A la hora de crear contraseñas, además de que estas sean diferentes para cada cuenta, es importante que cuenten con unos requisitos mínimos para que estas sean lo más seguras posible. Por ejemplo, que cuenten con una combinación de números y letras, y estas a su vez mayúsculas y minúsculas. De hecho, en muchos servicios online ya solicitan algunos o todos de estos requisitos para poder crear las claves al registrarse.

Es recomendable también apoyarse en el factor de doble autenticación que ofrecen la mayoría de los servicios. Si lo activas, te llegará un SMS o una notificación a tu móvil para asegurarse de que eres tú el que está intentando acceder al servicio.

Otra opción es la de usar una solución de gestión de contraseñas, que permite a los usuarios administrar contraseñas de forma segura sin tener que recordarlas todas, tan solo la “contraseña maestra”. Eso sí, esa no se te puede olvidar o te quedarás sin el resto.

5 consejos para gestionar tus contraseñas en internet

Deja un comentario