En algún momento de tu trayectoria profesional requerirás darte a conocer a empresas y personas de un ámbito mucho más formal, para lo cual debes estar más que preparado. Como diseñador sabes que tu portafolio es más importante que tu CV, ya que demuestra efectivamente tus capacidades y habilidades de diseñador.

Pero lograr crear uno de estos recursos y mantenerlo al día puede ser una tarea bastante compleja, por lo que exploraremos los diferentes recursos y opciones que tenemos para crear el portafolio ideal. Por supuesto, las diferentes opciones pueden variar en dificultad, pero también en precio y recursos necesarios.

En cualquier caso, como en cualquier sitio web necesitarás un nombre de dominio personalizado que refleje quién eres. Puedes elegir prácticamente la extensión que quieras, puesto que para las personas es factible disponer de uno de uso genérico sin mayores problemas. Algunas extensiones alternativas que puedes encontrar son las siguientes:

  • .XYZ: De propósito general
  • .TECH: Tecnología, para proyectos orientados a la tecnología.
  • .ONLINE: En línea, proyectos a través de internet, de propósito general.
  • .BIZ: Negocios, de propósito general.
  • .SITE: Sitio, de propósito general.

Si ninguno es de tu agrado o interés, puedes optar por el clásico .COM aunque la demanda es bastante alta y te puedes encontrar con muchas opciones ya reservadas. Una vez que has elegido la extensión, debes elegir el nombre completo, que por supuesto debe estar ligado a tu nombre de conocimiento público o nombre de la agencia, si aplica.

Como línea general, no elijas nombres muy largos y asegúrate de que no sea ambiguo y que no genere confusiones. Evita usar caracteres extraños como guiones medios o bajos porque confunden y perjudican al factor de memoria. Con respecto a la letra “ñ”, muy presente por la categoría “diseño”, lamentablemente debes evitarla incluso habiendo sido incorporada como carácter posible, ya que los buscadores no procesan correctamente este peculiar carácter del español.

Una vez que hemos superado esta etapa tendremos que elegir qué plataforma utilizar para gestionar nuestros recursos e historial de diseño, para lo cual tenemos variadas opciones:

  • Cuenta personal en plataforma en línea.
  • Servicio pago autohospedado.
  • De código abierto, gratuito y sin hospedaje web.

#1: Cuenta personal en plataforma en línea.

La primera opción es la más sencilla, pero la menos profesional de todas, porque se trata de una plataforma dedicada al caso, pero que no es exclusiva de tu propiedad. Esto implica que el sitio web es de terceros y se ingresa a través de un enlace que la propia plataforma provee, es decir, no es posible utilizar tu propio nombre de dominio que seleccionaste en pasos anteriores.

A pesar de las carencias, se incluye en la lista porque tiene la ventaja de ser gratuito y muy sencillo de aplicar, y generalmente dispone de la posibilidad de hacer un upgrade o mejora que te permite crear un portafolio personalizado a partir de los recursos subidos en esta cuenta.

La principal opción en este campo es Behance.

 

#2: Servicio pago autohospedado:

Esta opción nos brinda el beneficio de que no debemos ocuparnos de nada más que de subir nuestros trabajos (y de pagar la tarifa, por supuesto), ya que tiene resuelto el tema del alojamiento web, el software y toda la interacción entre la plataforma y el diseñador. Además, permite seleccionar el diseño web que más se adapte a tus necesidades y gustos.

Algunas opciones son:

  • Adobe Portfolio: Forma parte de la suscripción de alguno de los planes Creative Cloud, dispone de un período de prueba limitado.
  • Krop: Tiene una prueba gratuita de 14 días, luego cuesta 8.25 dólares mensuales.
  • Dunked: Dispone de una prueba de 10 días, después el plan más económico cuesta 8 dólares mensuales.
  • Fabrik: El plan más económico cuesta 6.25 libras esterlinas mensuales. También dispone de un período de prueba de 14 días.
  • Portfoliobox: Tiene un plan gratuito limitado y un plan completo a 6.9 dólares mensuales.

 

#3: De código abierto, gratuito y sin hospedaje web:

Esta opción es la más rentable, puesto que no tienes que pagar por el software y solo debes afrontar el costo del alojamiento web o hosting correspondiente, pero que es más que accesible al disponer de una gran oferta en el mercado.

Para esto será necesario que te impliques un poco más en el proceso de instalación y configuración de este software, pero por supuesto puedes encontrar ayuda en la comunidad y documentación pertinente.

Algunas de las opciones son:

  • WordPress: Es un sistema de administración de contenidos de propósito general, pero gracias a su versatilidad y disponibilidad de plugins o extensiones, podrás convertirlo en un excelente y útil portafolio de diseñador. Puedes explorar las opciones en la galería de plugins oficial.
  • Koken: Es una herramienta específica de creación de portafolios para fotógrafos, por lo que está equipado con herramientas de edición muy específicas y potentes para tal cometido. Dispone de temas para que puedas personalizar la apariencia del sitio a tu medida.

 

Una vez que has instalado el sistema elegido en tu servicio de hosting, podrás configurarlo y cargar todos tus trabajos para mostrarlos al mundo y convertirte en un diseñador conocido. No olvides enlazar con tus páginas de contacto y redes sociales para facilitar el proceso de contratación.

Deja un comentario