2019 será, en términos de ciberseguridad y cibercrimen, más peligroso que 2018. Los ciberdelincuentes usarán malware inteligente con “capacidades de movimiento lateral”.

Esta es una de las predicciones de la compañía de seguridad Check Point, que las ha dado a conocer a la vez que ha celebrado su 25 aniversario. La empresa afirma que en 2018, las empresas se han tenido que enfrentar a un aumento de ataques contra sus endpoints y sus redes.

Para la compañía, seguirán aumentando en los próximos meses los ataques avanzados, destacando de las últimas semanas las brechas que han sufrido grandes empresas como British Airways o Ticketmaster.

Auguran asimismo que el ransomware seguirá siendo una fuente de “dinero fácil” para los atacantes, así como una tapadera para ocultar otros propósitos, aún más destructivos. “Se pueden esperar grandes ataques orquestados en todo el mundo similares a lo que fue WannaCry”, afirman.

Algunos informes cifran el negocio del cibercrimen en más de 1.5 billones de dólares “lo cual haría de esta actividad, si se considerase como un país, la decimotercera (13ª) economía mundial, al nivel de, por ejemplo, Rusia”, explica Eusebio Nieva, director técnico de Check Point para España y Portugal, observando que en función de los beneficios que mueve esta industria, cabe esperar un aumento en el número de ataques, como hasta ahora.

«La buena noticia», apunta Nieva, «es que existen las tecnologías para protegernos. Pero hay que aplicar las tecnologías disponibles respecto a las amenazas que tenemos».

Objetivos en la nube

Para la compañía de ciberseguridad, otro aspecto que cobra interés para el cibercrimen es el entorno cloud. El 70% de las empresas europeas ya cuentan con nubes híbridas, señalan, y «existen vulnerabilidades que proporcionan puertas traseras que permiten a los ciberdelincuentes acceder a los archivos de las empresas«.

«Durante 2018, más del 50% de los incidentes gestionados por el equipo de respuesta de Check Point estaban relacionados con el cloud», explica la compañía, señalando que las fugas de datos seguirán siendo una gran preocupación para las organizaciones que se mueven en estos entornos durante el próximo ejercicio.

25 años de seguridad informática

Mario García, director general de Check Point en España destacó los más de 88 países en los que opera la compañía, que cuenta con  5.000 empleados en todo el mundo, de los cuales “1.500 se dedican a I+D, porque la innovación es clave”.

Respecto a la evolución que ha detectado de la seguridad en estos años, el ejecutivo de la compañía afirma que ha visto pasar “de que la seguridad es una cosa de frikis a una situación en la que las empresas del IBEX 35 están preocupados por la ciberseguridad”.

Apunta que uno de los principales cambios es que en los últimos años, “todo se ha vuelto digital, y vemos que la ciberseguridad afecta a todos los ciudadanos”.

Deja un comentario