Cuando pensamos en una empresa innovadora y tecnológica, nuestra mente suele viajar miles de kilómetros hasta Silicon Valley o Israel. Pero contamos con sonados ejemplos de compañías con el sello de la innovación en su ADN mucho más cerca. La capital de Cantabria atesora en su Parque Científico y Tecnológico (PCTCAN) una de las empresas pioneras del sector de la tecnología en España, que además ha cumplido un cuarto de siglo. Ambar Telecomunicaciones nacía en 1994 para dar respuesta a una demanda que muchas de las empresas aún no sabían que tendrían: servicios tecnológicos y de telecomunicaciones especializados, en un ejercicio de visión de futuro. “Aunque en ese momento otro tipo de empresas no hubieran elegido esta ciudad, yo me pregunté: ¿por qué desde Santander no? Desde Santander sí se puede”. Y se pudo.

Así lo explicaba Pablo Gómez, fundador y CEO de Ambar Telecomunicaciones en el marco de la Jornada Tecnológica 25º Aniversario de Ambar Telecomunicaciones celebrada el 7 de noviembre en el Paraninfo de la Magdalena, en Santander, que reunió  a más de un centenar de clientes, fabricantes y proveedores del sector TIC.

El evento fue inaugurado por la alcaldesa del Ayuntamiento de Santander, Gema Igual, quien agradeció a Gómez por “pensar hace 25 años que Santander era una ciudad ideal para construir este proyecto”. 

La edil destacó la importancia del tejido empresarial, subrayando la dificultad de saber ver hace 25 años el futuro de este sector, haciendo alusión a Gómez como un “visionario que sabía por dónde iría el mercado”.

Ambar Telecomunicaciones se ubica en la actualidad en el Parque Científico y Tecnológico de Santander, “ayudando a mejorar la calidad de vida de los santanderinos”, en palabras de la alcaldesa de la capital cántabra, quien agradeció que la compañía, a pesar de su crecimiento, “siga con su ancla en Santander, contribuyendo a la economía local”.

Un cuarto de siglo adaptándose a los cambios 

En palabras de Roberto García, director general de Ambar Telecomunicaciones, las señas de identidad de la compañía, y el motivo de su crecimiento durante los últimos 25 años, se basan en ser adaptables, buscar la innovación y especializarse. “Hemos sabido adaptarnos a los cambios tecnológicos y las necesidades de la empresas. Si no encontramos la mejor solución a algo concreto que nos han solicitado, la buscamos e innovamos hasta encontrarla”, señala García, añadiendo que cuentan con un “equipo de personas muy especializadas que trabajan en equipo. Somos especialistas en tecnologías muy concretas”, subraya.

“Si no encontramos la mejor solución a algo concreto que nos han solicitado, la buscamos e innovamos hasta encontrarla”

El 55% de la facturación actual de la compañía está orientada a servicios, “podemos construir un paquete de servicios que cubra las necesidades concretas del cliente”, apunta su director general.  García reconocía que en los 16 años que lleva trabajando en el Grupo Ambar ha aprendido que “la mejor forma de predecir el futuro es crearlo”.


Una mirada al pasado y al futuro

Por su parte, Pablo Gómez, fundador y CEO de Ambar Telecomunicaciones, afirmaba que estaban encaminados hacia los “siguientes 25 años con proyectos, ilusión y el mismo empeño que hasta ahora”.

Gómez no quiso dejar pasar la oportunidad de dar a conocer a los asistentes los orígenes de la compañía y su propia trayectoria en el sector, que data de principios de los años 80. “En esa década, si te dedicabas a las telecomunicaciones solo había dos opciones: Madrid o Barcelona”. Gómez, burgalés de nacimiento, trabajó en la capital madrileña durante una década. En la compañía para la que trabajaba en esa época, ejercía de director comercial de la zona norte, asentándose desde entonces en Santander, una ciudad que conocía muy bien. “Me parecía que era un lugar ideal para trabajar y vivir”, afirmaba Gómez.

“Para nosotros el mercado es el mundo. Tenemos mucha labor por delante, pero tenemos potencial para hacerlo​”

Tras la venta de su anterior empresa, decidió fundar Ambar en la capital cántabra. Rápidamente, comenzaron a abarcar las comunidades limítrofes, hasta llegar a tener un ámbito nacional. Con el tiempo, el grupo fue adquiriendo diferentes compañías, como ​CiSGA ​o ​Iberambar​, la filial de la compañía en Portugal.

Para el CEO de la compañía cántabra, el mayor desafío de estos últimos 25 años ha sido la de lograr una transformación continua, avanzando de forma constante.

Para el futuro, los objetivos marcados son los de la consolidación e internacionalización, que quieren seguir potenciando.

“Para nosotros el mercado es el mundo. Tenemos mucha labor por delante, pero tenemos potencial para hacerlo​”, afirmaba Gómez.

En este sentido, para el CEO de Ambar, ​la transformación digital de las empresas aún es una asignatura pendiente. ​“No es una opción: o nos digitalizamos o no estaremos”, concluía Gómez.

La digitalización en las organizaciones: el foco en las personas

La jornada tecnológica se completó con paneles y mesas redondas en las que quisieron dar voz a expertos del sector, fabricantes, partners y clientes. 

En una primera sesión, los participantes analizaron la competitividad, transformación y digitalización en las organizaciones, ofreciendo su punto de vista sobre cómo se deben integrar las nuevas tecnologías en los procesos de producción y en las personas ante la imperiosa digitalización de la gestión empresarial. 

Y es que las nuevas tecnologías deben integrarse en los procesos de producción, pero también, y esto no debemos olvidarlo: en las personas. Si no las incluimos, tampoco habrá proceso.

¿Por dónde empezar a la hora de llevar a cabo la digitalización? De nuevo, “hay que empezar por las personas, además de contar con profesionales para hacer un diagnóstico inicial, y marcarse objetivo realista”. Así lo explicaba Enrique Valero, CEO de Abadía Retuerta LeDomaine, quien añadía que la transformación digital ha sido fundamental para ellos: “Para nosotros no trata tanto de la tecnología, sino que supone un cambio de cultura. En su caso, afirmaba Valero que “nosotros vivimos de las experiencias. El equipo debe ofrecer el mejor servicio al cliente. Para nosotros las dos palabras clave son: customer centric, y para eso la transformación digital es vital”, destacando que “la tecnología permite tomar decisiones basados en datos y no en sentimientos”.

Aspecto en el que coincidía con Carlos Ortiz, CIO en Athletic Club de Bilbao, quien destacaba el valor de los datos. En su caso, subrayaba la complejidad de su digitalización, en la que entraban en juego un elevado número de proveedores, explicando que la transformación digital desde el acercamiento de un club deportivo es diferente a otro tipo de procesos. En cualquier caso, señalaba que “la digitalización no sería posible sin la integración de la soluciones tecnológicas y la colaboración por parte de todo el equipo”. 

Por su parte, Javier Velasco, Director General de Avaya en  España, Portugal, Polonia, República Checa y Eslovaquia, sostenía que para él la transformación digital va más allá de la competitividad: “trata de supervivencia. Si no lo abordas, estás dando la espalda a los clientes”.

Para Velasco, el mayor reto de este proceso es la gestión del cambio, dado que “cada vez que abordamos a un proceso de transformación se someten a los clientes y empleados al cambio, muchas veces no se gestionan bien los cambios y este aspecto es importantísimo”, afirmaba.

Y es que las empresas deben ser capaces de adaptarse, algo que “la tecnología está permitiendo”, sostenía Rubén Parra, Responsable IT Negocio de Repsol Electricidad y Gas, quien opinaba que el aspecto diferencial para una empresa es poder innovar y saber cómo hacerlo. “Antes, para adoptar la tecnología, era necesaria mucha inversión, pero hoy en día está al alcance de cualquiera. La transformación digital ha permitido los nuevos modelos de negocio, pero sobre todo: un cambio cultural”. En su opinión, la transformación debe empezar por la concienciación de forma transversal, desde el equipo directivo hasta los empleados, todos deben ser conscientes de que el cambio es necesario y por qué.

Otro de los aspectos de los que se debe ser consciente, apreciaba Jesús Gorgoso CIO de Paradores de Turismo de España, es la sostenibilidad y responsabilidad. “Nosotros vendemos placer, somos el paradigma de turismo sostenible. Necesitamos incorporar sostenibilidad y responsabilidad, en definitiva vender de otra manera, porque el nuevo cliente también consume de otra manera”. En opinión de Gorgoso, en la cuarta revolución industrial hay algo diferenciador respecto a las anteriores. “Antes, la dirección de la compañía no tenía contacto con el cliente, pero ahora el cliente tiene el poder: puede interaccionar directamente con la dirección, a través por ejemplo de las redes sociales. Tiene la capacidad de influir en la reputación de una empresa”.

También opinaba acerca de este ámbito Alberto Castella, Director Comercial de Vertiv, quien señalaba que la digitalización supone un cambio de las condiciones del entorno. “Es una selección natural, las empresas que no evolucionen tendrán problemas”. En su opinión, están involucrados un enorme número de conceptos, tecnologías y procesos, y es fundamental que “todo funcione de forma ininterrumpida, poniendo el foco en la continuidad: la infraestructura debe estar a prueba de fallos”. 

Por su parte, Aitor Ibarra, Responsable de Comunicaciones y Sistemas de la Universidad de Deusto, ponía en valor los 125 años de esta institución. Con este dato sobre la mesa, destacó las diferencias de cómo era la educación desde sus orígenes hasta ahora. Para Ibarra, “una transformación no es solo fruto de la tecnología, sino de cómo lo usan las personas. Donde verdaderamente está el cambio es en las personas y su actitud solo algunas saben sacarle la chispa”. 

Innovación para la Industria 4.0: abordar los riesgos 

La jornada no quiso dejar fuera otro de los aspectos fundamentales en el panorama tecnológico actual, como es la Industria 4.0. La tecnología ha sido y es clave para lograr la mayor eficiencia, productividad y competitividad, pero se hace necesario conocer cuáles son las que mejor se van a integrar en cada una de las compañías.

“Es difícil dar un mismo patrón para todas”, señalaba Santiago Ruiz, coordinador de informática industrial de CAPSA Food, “pero si hay algunas que son más o menos comunes a todas son las que permiten captar y analizar la información, como la inteligencia artificial o el machine learning”.  Ruiz apuntaba que para ser eficiente y mejorar los procesos se necesitan datos, y el smart data es clave en este sentido. Ahora bien, sin olvidar hacerlo de forma segura, ya que de lo contrario esa información se “usará en nuestra contra”.

Para  Jorge Arasanz, NBD Business Development de Alcatel-Lucent Enterprise, la  transformación digital está estructurada en tres pilares: Internet de las Cosas (IoT), machine learning y las APIS, debido a su capacidad de interacción”. También coincidía en la relevancia de contar con la mayor información posible, y destacaba que el IoT en concreto “viene a inundarnos de información que antes no teníamos y que nos permite tomar esas mejores decisiones”. 

Tampoco debemos olvidar cómo vencer las barreras que también introduce la tecnología. “Hoy en día podemos llevar la fábrica en el móvil, pero esto conlleva un riesgo: nos hace esclavos del trabajo, por lo que debemos tener cuidado de no depender de ella: hay que usarla con cerebro e imaginación”. Así lo subrayaba Arturo Diez, IT Manager Hitachi Automotive Systems, quien aludía a otro tipo de riesgos: “dependemos de servidores que tienen amenazas internas y externas, que amenazan la producción. Por eso el futuro del mañana son las decisiones que hemos empezado a tomar ayer”. 

Para reducir esos riesgos (no solo los físicos sino también los cibernéticos), la ciberseguridad y la seguridad industrial son claves para Rocío Dantart, Industrial Cybersecurity IoT Specialist de Cisco. En palabras de la experta, “para lograr conseguir el reto que tiene la industria en torno a la conectividad debemos generar una conexión segura desde el dispositivo o sensor desde donde se produce el dato hasta la aplicación donde se va a trabajar ese dato”. El segundo reto es conseguir que “los equipos dentro de la fábrica trabajen con los equipos de IT y acuerden cuáles son los vectores de atraque que pueden afectar a la producción”, señalaba Dantart.

En definitiva, las empresas deben “pensar qué tecnologías van a potenciar sus fortalezas, es una evolución continua”, explicaba Jon Ander Ormaza, Director de Mercado de Tecnalia. “En esto no existen copias”, apuntaba, subrayando que cuando se habla de que la producción en serie en la industria está “perdiendo gancho” hay que recordar que lo importante es contar con industrias preparadas para ofrecer personalización, apuntando a que “hay determinadas tecnologías que nos pueden ayudar a ser distintos”. 

Tomás Bujeda, CTO, Business Development Manager and Chief Technology Officer ARPA Equipos Móviles de Campaña, apuntaba a otro aspecto fundamental de la Industria 4.0, y es que para él es vital un “correcto orden de implantación, no se puede hacer a lo loco. Debemos tener una columna vertebradora, que es la inteligencia artificial”. Bujeda advertía de que, mal gestionado, el big data se puede convertir en un problema para una compañía, que debe conocer en primer lugar el valor del dato: “hay que saber para qué usas los datos, cualquier asentamiento tecnológico debe tener un fin”, afirmaba.

La conectividad de esos datos por supuesto también entra en juego. “Es esencial”, avisaba Santiago Muñoz, Commscope Enterprise Sales Director. “Nuestro trabajo es preparar la autopista digital y cubrir los diferentes espectros de a conectividad, empezando por la movilidad”. En este sentido, destacaba la relevancia de la cobertura del móvil, ya que para Muñoz es importante que la industria y el entorno tengamos una cobertura móvil que “nos permita trabajar”. “Vamos con retraso en el tema de las LTE privadas, y será un gran espaldarazo para la industria 4.0”, concluía. 

Poniendo el punto y final, Mikel Vidal, Head of Infraestructure and operations en Teka group, IT Manager en Teka Spain and Teka Portugal, manifestaba que en su opinión “lo primero es interconectarnos para tener visibilidad, ya que con esa visibilidad ganamos datos, y con esos datos puedes analizar los puntos donde puedes conseguir beneficios”. Para Vidal, el cliente también está forzando a estar ahí de diferentes maneras, pidiendo un “trato diferenciador”.

Transformación en el sector público: hacia un país digital

Al igual que el sector privado necesita digitalizarse, el sector público también. El papel que desempeñan las administraciones públicas como facilitadores de la adopción de la transformación digital fue otro de los temas abordados durante la jornada por parte de los expertos invitados.

La administración se ha basado mucho en los trámites, y durante los últimos años ha tratado de reducirlos y agilizarlos, explicaba Aritza Iratzagorria, Director de Infraestructuras y Operaciones en EJIE, Sociedad Informática del Gobierno Vasco, apuntando a que hay que “ampliar el número de canales” a través de los cuales los ciudadanos pueden ponerse en contacto con la administración. Aún falta el impulso de que hay que prever muchas circunstancias, y es vital romper los silos de información e impulsar la analítica del dato para poder abordar este desafío. 

Por su parte Javier Carranza, Regional Sales Manager en Fortinet destaca el sector educativo y el de la sanidad como dos de los grandes sectores en los que el sector público puede aprovechar la tecnología, para ofrecer beneficios a todos. En cuanto a los retos, desde su punto de vista, ve una “necesidad clara de pensar  y analizar las bases de la seguridad”, lamenta que todavía se ve como un gasto y remarca que hay que ser realista y “ver que es una forma de asegurar y proteger las inversiones en TI”. 

Tenemos que ponernos las pilas”, advertía Carlos Bermúdez, Jefe de Servicio de Tecnología en el Gobierno de Canarias. En su opinión, los responsables políticos deben entender que el mundo va a ser totalmente distinto los próximos años”, para lo que daba un dato: “se prevé que antes de 2045 los ordenadores tomen conciencia y se puedan autogenerar, por lo que la transformación será aún mayor, y las administraciones se encontrarán digitalizando procesos que estaban en papel”. En cuanto a las tecnologías necesarias para abordarlo, para Bermúdez el dispositivo móvil debería ser el centro de la digitalización. 

Algo en lo que coincide con Iker del Fresno, Sales Manager de Aruba, quien  señala que  la movilidad es lo que ha hecho que todo cambie y se transforme. Pero eso sí, hay que “securizar esa movilidad” para que podamos seguir avanzando. En palabras del experto, uno de los fallos de la digitalización es que “hemos usado mucho el concepto de smart, pero hay que ser consciente de qué significa esto realmente”. Para del Fresno hay muchas formas de aplicar la tecnología, pero en definitiva “su fin último es que sea útil. La administración tiene que usarla para que sea útil para la ciudadanía”.

En este sentido, para Gonzalo Jiménez, Territory Sales Manager de Huawei, la “transformación digital es un concepto que ha empezado hace mucho tiempo, y va a continuar porque es un proceso continuo que nunca tiene fin”. En su opinión, la medida en la que se está realizando la transformación digital en las AAPP “aún es poca y existe bastante disparidad entre ellas”. En cuanto a las tecnologías que se están solicitando destaca “el propio dispositivo, que debe tener la capacidad de proceso necesaria”, además de la conectividad, servicios como el cloud, big data, IA y herramientas de seguridad, ya que no hay que olvidar que “la administración debe estar conectada las 24 horas del día”.

En opinión de las voces pertenecientes al sector público, un concepto que trabajan son las smart realidades, como explicaba Catalina Grimalt, Subdirectora de Organización y Recursos Internos del Puerto de Barcelona. “Las administraciones tenemos que ofrecer cambios en la realidad de nuestros administrados, demostrar que se pueden hacer las cosas de una forma diferente”, apuntaba Grimalt, señalando que las tecnologías deben permitir ser más eficientes, así como más rápidos y más transparentes. Reconoce que también cuenta con riesgos de los que hay que protegerse. “La ciberseguridad tiene que estar presente, y las infraestructuras tienen que ser resilientes, cuando nos pase algo, estar preparados para que la ciudad siga operando y trabajando”. 

Santiago García, Director General de Transformación Digital y Relaciones con los Usuarios de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria quiso concluir con una visión en positivo, explicando que “España, comparativamente con la Unión Europea, está en muy buena posición, siendo cuartos en transformación digital”. Aceptaba que evidentemente aún hay necesidades, pero apuntaba que ha detectado en los últimos años que los “altos cargos de la administración demandan la tecnología, y el cambio generacional se ha producido”. Hay que darse cuenta, explicaba García, de que “el ciudadano tiene un smartphone en su mano y hay que adaptarse a ello”.

25 años construyendo la excelencia

Durante la jornada, se ofrecieron diferentes premios con el motivo del veinticinco aniversario: el premio a la innovación en vídeo soluciones fue para EJIE, el premio Innovación Mejora Industrial fue para SEG Automotive, el premio Innovación Empresarial en Servicios fue para EDP y el premio a la Iniciativa Solidaria fue para la Asociación Buscando Sonrisas.

Raúl Pelayo, Director de Industria del Gobierno de Cantabria cerró el evento destacando como una noticia excelente que una empresa TIC líder de la zona cumpla años, más aún cuando “cuenta con 300 trabajadores y sigue creando líneas de negocio”, agradeciendo su apuesta por Cantabria y animando a más empresas a que se acerquen a la región. 

Previamente, el coach internacional Luis Galindo fue el encargado de poner el broche a la jornada, destacando en su charla el “protagonismo de las personas en la transformación digital”. Para Galindo, los “héroes anónimos” son los empleados de las compañías. 

El conferenciante, con 35 años de experiencia en puestos directivos de diferentes empresas, compartió sus reflexiones acerca de la necesidad de una “visión inspiradora”.

Galindo confesó que aceptó ofrecer la ponencia en la jornada de Ambar tras una conversación con Roberto García, quien le explicó que su meta era “ser los mejores compañeros de viaje para los clientes y los proveedores”, quienes además iban a estar presentes allí.

Y así fue. Grupo Ambar quiere ofrecer lo mejor de las tecnologías de la información con un toque muy humano. Una base fundamental para seguir innovando los próximos veinticinco años. 

 

Deja un comentario