La incertidumbre vivida durante el mes de agosto y casi todo el mes de septiembre parecía estar más cerca de concluir tras la reciente “bendición” del mandatario norteamericano al acuerdo de TikTok con Walmart y Oracle. Sin embargo, este mismo lunes Trump anunciaba que no aprobaría ningún acuerdo en el que la matriz china ByteDance conservase su participación en TikTok Global.

Para entender el punto en el que se encuentran actualmente las negociaciones habría que remontarse algunas semanas atrás, cuando, en pleno verano, la famosa aplicación de vídeos cortos adquiría la forma de un nuevo conflicto entre las dos grandes potencias mundiales. TikTok se convertía en el punto de mira del gobierno estadounidense al considerarla una herramienta al servicio del Partido Comunista Chino, capaz de capturar grandes extensiones de información de sus usuarios tales como la ubicación o su historial de búsqueda.

Así, al amparo de la supuesta amenaza de seguridad nacional, Trump anunciaba a principios de agosto la necesidad de prohibir el uso de la aplicación en el país. La única solución para evitarlo: que la matriz china ByteDance accediese a vender las operaciones de Tik Tok en Estados Unidos a alguna empresa del agrado del presidente. El aviso no tardaría en materializarse a través de un decreto que daba de plazo 45 días para que dicha operación fructificase, y que finaliza, precisamente y después de una pequeña prórroga, este mismo domingo. La suspensión de las descargas comenzaría, pues, el 27 de septiembre, y la suspensión total se produciría a partir del 12 de noviembre.

Ante tal escenario no tardaron en salirle admiradores a una aplicación que solo en EE.UU. cuenta con más de 100 millones de usuarios. Es, sin duda, la plataforma perfecta para que la multinacional de venta al por menor norteamericana Walmart logre captar la atención del público más joven, ya que uno de los puntos fuertes de TikTok es la capacidad que ha tenido para integrar el comercio online y la publicidad a través de su aparente finalidad de mero recurso de entretenimiento.

Inicialmente las conversaciones de Walmart se establecieron con Microsoft ante las preocupaciones por la protección de los datos. Si el negocio salía adelante, Microsoft se comprometía a transferir todos los datos de los usuarios estadounidenses de TikTok a EE.UU. y garantizaría la eliminación de dichos datos en otros países.

A mediados de agosto se sumaba a la apuesta Oracle, presentando su candidatura como proveedor tecnológico de confianza para EE.UU. y siendo finalmente esta compañía a la que la empresa china viera con buenos ojos. Este dato no deja de resultar curioso, teniendo en cuenta que el CEO de Oracle, Larry Ellison, se ha declarado abiertamente pro-Trump e incluso ha sido donante de la campaña electoral que le convirtió en presidente.

¿En qué se basa el acuerdo?

Aún pendiente de su formalización, el acuerdo entre Walmart, Oracle y TikTok supone sobre el papel la creación de una empresa con sede en Estados Unidos llamada TikTok Global. Cuatro de los cinco miembros de la Junta Directiva serán estadounidenses y el 20% del negocio pertenecerá a Oracle y Walmart, tal y como exponen en un comunicado conjunto ambas socias.

Según este comunicado, TikTok Global creará más de 25.000 puestos de trabajo en Norteamérica y pagará 5.000 millones de dólares en concepto de impuestos. Oracle asegura que el acuerdo implica el cumplimiento de las leyes y las regulaciones de privacidad de Estados Unidos, así como el hecho de que todos los datos de ciudadanos estadounidenses sean trasladados a los centros de datos en la nube más seguros del mundo, la “nube Generation 2 de Oracle”.

Todos estos avances permanecen ahora paralizados a raíz de las últimas declaraciones del mandatario estadounidense, que afirma que no aprobará ningún acuerdo en el que ByteDance conserve participación en TikTok Global. Y es que la dueña de la app mantendría el 80% hasta que la propiedad saliese a Bolsa.

¿Y qué dice TikTok?

Las relaciones de TikTok con el Gobierno de Trump están, como vemos, muy tirantes. Recordamos que la Casa Blanca ordenó a las tiendas de aplicaciones de Google y Apple retirar la aplicación e impedir actualizaciones de la misma a quienes ya la tengan instalada. El decreto entraría en vigor este domingo, algo que Tik Tok está tratando de impedir al recurrir a un juzgado de Washington. En el escrito solicitan una paralización cautelar de la orden al considerar que “no hay ninguna urgencia que justifique esta medida” y que TikTok ha hecho “esfuerzos extraordinarios para satisfacer unas demandas que cambian todo el tiempo”.

Otro de los escollos tiene que ver con el algoritmo de TikTok. El gobierno chino aprobó una norma que impide su venta sin una licencia. Dicha licencia es la que la empresa TikTok Global habría solicitado. Todo esto coincide con la publicación del Informe de Transparencia Mundial del primer semestre de 2020 por parte de TikTok. La entidad dice que su prioridad es “promover un entorno seguro y estimulante” esforzándose en ser la empresa más transparente y responsable del sector a la hora de garantizar la protección de sus usuarios.

Y hasta aquí podemos contar. Nos gustaría ponerle un final óptimo para ambas partes a esta truculenta historia, pero lo cierto es que el conflicto tiene pinta de seguir dando mucho de qué hablar.

Deja un comentario