Se veía venir tras las investigaciones abiertas por parte del gobierno estadounidense y la comparecencia en el Congreso, este mismo verano, de los líderes de las compañías de Facebook, Amazon, Apple y Google. La batalla en los tribunales contra las gigantes tecnológicas demandadas por monopolio no ha hecho más que comenzar, y tras la demanda a Google por abuso de dominio de mercado llega la denuncia dirigida a Facebook interpuesta por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos y 48 fiscales.

¿Las razones? Supuestas conductas empresariales que atentan contra el libre ejercicio de la competencia, adquirir de forma ilegal Instagram y WhatsApp o privar a los ciudadanos de las ventajas de un mercado competitivo. Según los demandantes, la solución a dichos problemas pasa por que el tribunal obligue a Facebook a desinvertir en activos o aplique reestructuraciones en el negocio. La compañía supera el valor de los 800.000 millones de euros con 6.600 millones de usuarios únicos activos al mes. Sus últimas adquisiciones han impulsado, aún más si cabe, la popularidad de la que goza.

¿Qué otras investigaciones antimonopolio están en marcha?

  • La que afecta a Google por acaparar las búsquedas en internet y la publicidad en buscadores. Google se defiende argumentando que éste es el motor de búsqueda preferente porque así lo deciden los consumidores y no porque no haya alternativas.
  • La de Amazon, por sospechas de conducta anticompetitiva en su tratamiento a otros vendedores que emplean la plataforma para llegar al consumidor.
  • La de Apple, que tiene una lupa puesta sobre su tienda de aplicaciones Apple Store.

Tanto el Partido Demócrata como el Republicano están a favor de controlar el poder de las llamadas GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple). No hay consenso, sin embargo, sobre la manera de llevarlo a cabo. Además, existe una laguna legal que complica el proceso, y es que “no se ajustan al tradicional concepto de monopolio”, como apunta la abogada Paloma Llaneza, ya que “muchos de los servicios cuestionados se ofrecen gratuitamente”.

Cómo nos afectan estos monopolios si somos empresarios

Las ventajas del uso de estas herramientas son de sobra conocidas pero, ¿qué hay de los inconvenientes que acarrea el resistirse a entrar en el juego y no contratar publicidad o no pagar por los servicios que ofrecen? Es ahí donde empiezan los problemas, especialmente para las pequeñas empresas y los emprendedores.

En el caso de Google, pagar es un peaje a menudo necesario si quieres aparecer en los resultados de búsqueda. Pequeños empresarios que tratan de no pasar por el aro de Google aseguran que la mayoría de los resultados aparentemente orgánicos son anuncios patrocinados, y que si no pagas por aparecer en Google Shopping, por ejemplo, es complicado que los clientes potenciales den contigo.

Con respecto a Facebook, su incontestable éxito en el sector de las redes sociales influye en el hecho de que, por extensión, la publicidad online a través de ella sea la más demandada. Esto se traduce en que, cuando diseñas una estrategia de marketing digital en medios sociales, buena parte de la inversión se destina a las redes más potentes, Facebook e Instagram por excelencia. De las críticas no se libra tampoco el marketplace Amazon por, en teoría, favorecer sus propias ofertas y las de vendedores que utilizan sus servicios logísticos.

Como vemos, son muchas las razones que han hecho que se empiecen a mover fichas en el tablero para acotar el enorme poder de estas compañías. ¿Hasta dónde llegará el empeño? ¿Logrará sus objetivos?

Deja un comentario