El número de aficionados a los videojuegos crece año tras año. La pandemia ha tenido mucho que ver en el incremento de los últimos meses, evidenciando el potente imán que tiene esta industria para personas de todas las edades, profesiones o países de residencia. Según un informe de DFC Intelligence, más de 3.000 millones de personas en todo el mundo juegan a a videojuegos; de ellas 668 millones son europeas, la segunda región con más gamers del planeta.

La mayoría de estos juegos ya no se adquieren en tiendas físicas, sino que directamente a través de internet se pueden conseguir. Su popularidad, la compra virtual y los datos personales y bancarios que se requieren para acceder a los mismos los han convertido en un atractivo para la ciberdelincuencia, que no pierde la ocasión para sacar tajada de cualquier faceta de los internautas.

Recientemente saltaba a la prensa un tipo de malware capaz de anular los sistemas de seguridad instalados en los dispositivos de sus víctimas tras descargarse versiones piratas de sus juegos favoritos. Hablamos de Crackonosh, detectado por un analista de Avast. El autor de este malware, a quien todavía no se ha identificado, ha ganado más de dos millones de dólares infectando 222.000 ordenadores desde el año 2018.

Pero estos delitos no solo se dirigen a los usuarios. A menudo las empresas de videojuegos también son víctimas. Es el caso de la compañía norteamericana Electronic Arts, creadora de éxitos como el FIFA, Battlefield y Los Sims. Pues bien, en la primera mitad de junio era noticia el robo del código fuente del FIFA 21, puesto a la venta en la dark web. La compañía aseguraba que no había motivos para creer que estuviese en riesgo la privacidad de los jugadores, y han iniciado una investigación criminal en colaboración con las autoridades policiales y expertos en ciberseguridad.

Por desgracia, como ya te comentábamos aquí, no se trata de un problema nuevo ni algo puntual llamado a desaparecer. En febrero, por ejemplo, se subastaba el código fuente de Cyberpunk 2077 en la dark web. Estos precedentes hacen saltar las alarmas en cuanto al modo en el que los aficionados a los videojuegos están expuestos a los delitos en la red y cómo podrían protegerse. En ese sentido, expertos de Check Point ofrecen algunos trucos para evitar ciberataques en videojuegos que hemos resumido en cuatro y que te exponemos a continuación.

Crackonosh fortnite gamer gamers videojuego videojuegos online chat ciberseguridad ciberataques phishing malware consejos trucos noticias bitlife tecnologia bit life media

Así puedes mejorar tu seguridad en la red mientras juegas y evitar ciberataques en videojuegos

1. Descargar solo de páginas oficiales

Las páginas no oficiales carecen de garantías en cuanto a la protección o al uso que puedan llegar a hacer de los datos. Incluso, puede darse el caso de que al descargar el juego vaya de regalo un archivo malicioso. A veces por ahorrar se acude a alternativas donde lo barato termina convirtiéndose en algo muy caro. No nos olvidemos del citado ejemplo de Crackonosh.

2. Asegurarse de que las webs donde vamos a introducir información como datos bancarios cuenten con todas las medidas de seguridad

Insistimos en la importancia de fijarnos en el comienzo de las URL. Como decíamos, los videojuegos se adquieren en su mayoría en tiendas online, lo que significa que tendremos que introducir información sensible como los datos de nuestra tarjeta del banco. Si la dirección comienza por https:// es que la página está protegida por un certificado SSL, es decir, dispone de las medidas de seguridad oportunas.

3. Desconfiar de SMS o correos que advierten de un cambio de contraseña o que solicitan los datos de acceso a una cuenta por errores técnicos de la empresa

El phishing también ataca a los gamers. Es cierto que muchos de ellos son niños y adolescentes, un blanco fácil para las amenazas, pero también los adultos seguimos cayendo en esta clase de trampas. La desconfianza siempre fue la mejor aliada, de modo que nunca se debe pinchar en enlaces procedentes de fuentes desconocidas. La recomendación: acudir a la página oficial del juego y comprobar si el contenido del email o del SMS es auténtico.

4. Evitar siempre que sea posible los permisos de cámara, micrófono y ubicación

En caso de sufrir un ciberataque, ya sea el dispositivo o la empresa que suministra el servicio, los ciberdelincuentes podrían llegar a acceder a toda la información que almacenan estas funcionalidades. Tanto aplicaciones de móvil como videojuegos suelen pedir como requisito la activación de las mismas, pero en la medida en que se pueda se recomienda desactivarlas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

1 × dos =