¿Cuánto puede llegar a costarle una brecha de seguridad? Son muchas las consecuencias a todos los niveles del impacto que llega a tener. También, por supuesto, las económicas. Y es quelas brechas de datos cuestan a las empresas una media de 4,24 millones de dólares de media por incidente, lo que equivale a 3,6 millones de euros, según datos extraídos del nuevo estudio Cost of a Data Breach Report elaborado por Ponemon Institute  e IBM Security a nivel mundial.

Unas cifras que llaman la atención ya que se trata del coste más alto en los 17 años en los que se viene realizando este informe, lo que implica que los incidentes de seguridad son más caros que nunca, con un incremento de costes del 10% en comparación con el año anterior. No solo eso, si no que también son más difíciles de contener debido a los cambios operativos derivados de la pandemia.

En este sentido, el informe sugiere que estos resultados pueden deberse precisamente a que la seguridad en las empresas se ha relegado a un «segundo plano» después de los cambios que han tenido que implementar para facilitar el teletrabajo y dar el salto a tecnologías en la nube de una forma acelerada.

El estudio se ha llevado a cabo en base a un análisis de las brechas de datos que han sufrido más de 500 organizaciones en todo el mundo. Al mismo tiempo, el estudio revela que el tiempo de respuesta para detectar y contener las filtraciones fue de 287 días (212 para detectar, 75 para contener), lo que supone una semana más en relación a los datos del informe del año anterior.

Aumento de teletrabajo y las brechas de datos, ¿existe correlación?

Entre las tendencias destacadas por el estudio, el impacto del trabajo a distancia es uno de los principales factores del último año. El rápido transformación al teletrabajo durante la pandemia parece haber conducido a brechas de datos con más consecuencias. De hecho, las filtraciones costaron un millón de dólares más de media en aquellas asociadas al trabajo a distancia, en comparación con las filtraciones que no estaban relacionadas con este aspecto (4,96 frente a 3,89 millones de dólares). Casi el 20% de las organizaciones estudiadas informaron que el trabajo remoto fue un factor importante en la filtración de datos

En relación a lo anterior, el estudio también señala la incidencia de los ataques en el propio sector sanitario, y el aumento de los costes derivados de las filtraciones de datos. Este es uno de los sectores que se enfrentó a mayores retos y cambios. Las filtraciones de datos en el sector sanitario fueron las más caras (9,23 millones de dólares), seguidas del sector financiero (5,72 millones de dólares) y del farmacéutico (5,04 millones de dólares).

En cuanto a la causa más común de las filtraciones, el informe destaca el robo de credenciales de usuario. Los datos personales de los clientes (nombre, el correo electrónico o la contraseña) fueron el tipo de información más expuesta en las brechas de datos. De hecho, el 44% de ellas incluían este tipo de datos.

En este sentido, se hace hincapié en que esta vulneración de credenciales puede utilizarse para propagar otros ataques. El 82% de los encuestados admite que reutiliza sus claves de acceso en distintas cuentas, lo que representan tanto la causa como el efecto principal de las filtraciones de datos y supone un riesgo añadido para las empresas.

Otra tendencia observada tras la elaboración del estudio es que la adopción y uso de herramientas tecnológicas y de ciberseguridad redujo los costes totales. Entre ellos, la implementación de inteligencia artificial, análisis de seguridad y cifrado como los principales factores atenuantes. Ahorraron a las empresas entre 1,25 y 1,49 millones de dólares en comparación con las que no hicieron un uso significativo de estas herramientas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

16 + 15 =