Las redes sociales se han convertido en auténticas herramientas multifunción: sirven para comprar, vender, informarse, buscar trabajo, encontrar el amor, hacer contactos profesionales… Son una extensión irrenunciable en la vida de empresas, instituciones y particulares. De hecho, hay en el mundo 4.200 millones de usuarios, una cifra no menos sorprendente que la que indica que se producen cada segundo quince nuevas altas. Pasamos en ellas una media de casi dos horas diarias: están, sin duda, integradas en nuestras rutinas. En el caso de Instagram, hablamos de más de mil millones de usuarios activos al mes. Precisamente en la red donde prima la imagen por excelencia nos vamos a centrar en las próximas líneas. Y todo porque la compañía ESET ha analizado las cinco estafas más frecuentes que triunfan a través de Instagram. Algunas son comunes a otras plataformas, otras explotan las particularidades de Instagram. Explicadas desde fuera pueden parecer evidentes engaños, pero la realidad nos dice que lejos de acabar, estas amenazas consiguen pasar desapercibidas y lograr aquello que pretenden.

Phishing y clonaciones… ¿son lo mismo?

A Instagram también le salen copias que tratan de hacerse pasar por la red original con turbios propósitos. Es lo que conocemos como phishing. El modo de proceder suele ser a través del email o de los mensajes directos de la red social apelando a la urgencia de reestablecer la contraseña de acceso tras detectarse un registro sin autorización. Lo que viene después es un formulario y un vínculo que redirige a la víctima a una página de inicio de sesión falsa. Los errores gramaticales de las misivas, el uso de saludos genéricos y las direcciones de correo empleadas deben hacernos sospechar.

En el caso de la clonación, nos referimos a réplicas de cuentas de usuario sin importar su popularidad. Los cibercriminales recurren a este truco para, por ejemplo, contactar con amigos y familiares del usuario real y pedirles dinero. Restringir la privacidad de la cuenta o establecer ciertos criterios que impidan que cualquiera pueda seguirnos, son los consejos que nos transmiten los expertos de ESET. En caso de haber detectado que alguien se está haciendo pasar por nosotros en Instagram, la plataforma nos explica qué hacer para solucionarlo.

¿Se pueden comprar las insignias de verificación?

Rotundamente no. Si te ha llegado un mensaje ofreciéndote una insignia de verificación para tu perfil (el tic azul que indica la autenticidad y relevancia del mismo) a cambio de una cuota, que sepas que es una de las estafas más comunes en Instagram. Ser verificado quiere decir que se posee una gran audiencia, algo que facilita la obtención de acuerdos de patrocinio o de monetización de la actividad dentro de la red social. De ahí que caer en la trampa no sea raro. Sin embargo, la única entidad que puede otorgar las insignias es Instagram cumpliendo sus condiciones.

El amor y la venta de productos en Instagram: dos clásicos que no fallan

Hace días que las estafas románticas traspasaron la frontera de las aplicaciones de citas. Conocer gente en las redes sociales más populares ya no es extraño, y los timadores se toman su tiempo para ganarse la confianza de su objetivo. Como suele ocurrir en estos casos, es muy posible que acaben alegando problemas de liquidez y soliciten a la víctima ayuda económica. ¿Qué pistas pueden indicar que se trata de alguien con malas intenciones? Que la posible “pareja” parezca demasiado buena para ser verdad, que tenga siempre excusas para retrasar una cita en persona o que no quiera hacer videollamadas.

Algo así pasa con las compras online. Las redes sociales son escaparates plagados de anuncios con productos buenos, bonitos y muy, muy baratos. Si te interesa un artículo de una marca o proveedor desconocido para ti, investiga en internet, busca reseñas y opiniones de otros usuarios. Esta sencilla costumbre puede evitar que pagues por algo que nunca llegará a tus manos o que quizá no cumpla tus expectativas de calidad.

El phishing, la clonación, la venta de insignias verificadas, las compras y las estafas románticas son, como vemos, las cinco estafas más habituales en Instagram, pero son muchas las posibilidades que los ciberdelincuentes explotan en todas las redes sociales. Aquí te contábamos otras y cómo protegerte de ellas. Son oleadas, tendencias, estrategias que se van adaptando y que incluso van al hilo de la actualidad para emplear cebos confiables. Además de todo lo expuesto, la Oficina de Seguridad del Internauta ofrece pautas relativas a la privacidad en Instagram en esta infografía. Por otro lado, te invitamos a que conozcas los detalles del estudio de ESET en este enlace.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

dos × tres =