Ante la proliferación de las ciberamenazas, contar con un plan de recuperación ante desastres es imprescindible para cualquier organización hoy en día. Sin embargo, su elaboración requiere tener en cuenta una serie de consideraciones para minimizar el impacto que cualquier amenaza pueda tener en un negocio.

Según la información de Datos101, a lo largo del pasado año se produjeron una media de 40.000 ciberataques diarios solo en España, lo que la convierte en el tercer país europeo más atacado. Los datos de Deloitte no son más optimistas y apuntan que el 94% de las empresas españolas ha sufrido al menos un incidente grave de ciberseguridad en el último año.

El creciente número de amenazas a la seguridad TI y las consecuencias que conlleva para miles de empresas en todo el mundo, hace imprescindible contar con un plan de recuperación ante desastres. Con ello se conseguirá minimizar el impacto y proteger el negocio asegurándose de que puede continuar operando con las mínimas pérdidas.

Las ciberamenazas evolucionan muy rápidamente, por lo que no hay que asumir que las soluciones de seguridad implementadas son suficientes para proteger a la organización. Pero tampoco que disponer de un plan de recuperación ante desastres de ciberseguridad creado hace unos años sigue vigente.

Ser conscientes de la importancia de diseñar un plan de recuperación es ya un paso muy importante, pero también es clave diseñar la mejor estrategia.

Hay que tener en cuenta que la recuperación ante desastres de ciberseguridad se enfoca fundamentalmente en aquellos que resultan de amenazas cibernéticas, como ataques DDoS o filtraciones de datos. Por tanto, el plan ayudará a detallar los pasos a seguir para detener las pérdidas, terminar con la amenaza y seguir adelante sin poner en peligro el futuro del negocio.

Pero, ¿cuáles son los primeros pasos a la hora de elaborar un plan de recuperación ante desastres?

Antes de empezar a elaborar un plan de recuperación ante desastres, es imprescindible determinar quién estará involucrado en su diseño. Muchas empresas optan por subcontratar todas las responsabilidades que conlleva. Otras, en cambio, prefieren contratar a un proveedor de servicios de soporte TI para que las ayuden a evaluar sus riesgos potenciales y elaborar un plan de recuperación.

En cualquier caso, siempre es positivo designar a una persona de la organización, normalmente el CTO o el responsable del departamento TI, para que se encargue de revisar y ejecutar ese plan en caso de que se produzca un desastre de ciberseguridad. Es fundamental definir las funciones y responsabilidades de los miembros de la organización que se encargarán de llevar a la práctica este plan de recuperación.

Una de las fases más esenciales a la hora de planificar un escenario de recuperación ante desastres de seguridad es identificar las amenazas potenciales más importantes. Aquí es importante identificar los posibles hackeos, ataques, infracciones y exploits que podrían amenazar a la organización y comprender los riesgos asociados con esos eventos.

Invertir en tecnologías de prevención de riesgos de ciberseguridad es otro aspecto a tener muy en cuenta. Aunque se cuente con un plan de prevención ante desastres, invertir igualmente en prevenir cualquier ataque siempre será mejor para eliminar la posibilidad de experimentar pérdidas.

propositos ciberseguridad 2020

Implementar cortafuegos y redes VPN también ayudarán a tener más control sobre el tráfico y la accesibilidad a la red. Esto contribuirá a eliminar muchas de las amenazas.

Mantenerse siempre actualizado con los últimos parches de software y versiones de las soluciones también deberá tenerse muy en cuenta para estar prevenidos ante cualquier ciberataque.

Asimismo, establecer controles de contenido interno es crucial para evitar el acceso no autorizado a datos y aplicaciones importantes. Esto está también relacionado con las limitaciones de accesibilidad. Cuanto menor es el número de personas que puede acceder a los datos más confidenciales de la empresa, menos riesgos.

Este aspecto es crucial teniendo en cuenta que la mayoría de las vulnerabilidades de seguridad son el resultado directo de un error humano. Por tanto, también es importante concienciar, educar y capacitar a los empleados sobre las mejores prácticas para la ciberseguridad.

Cómo elaborar plan de recuperación ante desastres

Una vez establecidas estas consideraciones iniciales, es el momento de pasar a la acción en el diseño del plan de recuperación ante desastres. Y aquí es donde hay que trazar una serie de objetivos fundamentales que se persigue con el plan.

    • En primer lugar, hay que establecer una línea de continuidad de negocio. El principal objetivo es asegurar que la empresa puede seguir operando durante e inmediatamente después de la amenaza. De esta forma, no se incurre en pérdidas y se mantiene la reputación.
      Para garantizar esta continuidad del negocio sin interrupciones es importante crear canales, servicios e instalaciones alternativos que se puedan utilizar. Asimismo, también será clave establecer protocolos para el seguimiento de las métricas de recuperación, para conocer cuánto se tarda en responder frente a una amenaza una vez identificada y mejorarlas.

 

    • La mirada debe estar puesta en proteger los datos. Eso incluye minimizar el acceso a los datos para los ciberdelincuentes, reducir la pérdida de datos y poder hacer una copia de seguridad una vez se haya resuelto la amenaza. Aquí cabe destacar la importancia de invertir en copias de seguridad de datos. Si todos los datos están respaldados de forma segura en una ubicación independiente, siempre habrá opción para restaurar los sistemas sin importar los ataques recibidos.

 

  • El resultado de todo esto debe minimizar las pérdidas después de sufrir un ciberataque. Tanto las financieras como las legales y de reputación, estas pérdidas deben reducirse al máximo.
  • Otro aspecto fundamental cuando una empresa es víctima de un ataque de seguridad, es la comunicación. Es clave que el plan de recuperación contemple cómo comunicar que la organización ha sufrido un ataque, tanto interna como externamente. Además, esto también implica mantener informado al personal de la organización en todo momento para seguir los pasos siguientes para abordar la recuperación y vuelta a la normalidad.phishing correos electronicos ataques campañas consejos teletrabajo sofisticados nuevos cebos señuelos trampas mensajes email noticias ciberseguridad bitlife bit life media
  • Para poder realizar una comunicación efectiva el plan de recuperación también debe contemplar un plan de seguimiento. Saber cómo se van a monitorizar las amenazas permite saber rápidamente cuándo se está produciendo una infracción o identificarla antes de que sea demasiado tarde. Este seguimiento continuo es crucial ya que permite acabar con la amenaza rápidamente y comenzar a responder actuando antes de que sea demasiado tarde.
  • Una vez que la amenaza se ha mitigado o terminado por completo, llega el momento de concentrarse en la restauración. El plan de recuperación ante desastres debe marcar claramente los pasos a seguir para restaurar los sistemas y cuál es la ruta más rápida y eficiente para hacerlo.
  • Pasado el ataque, el plan de recuperación ante desastres también debe incluir una fase documentada para la reflexión y la mejora continua. Pensar porqué una amenaza ha puesto el negocio en peligro, qué cosas se han hecho bien y cuáles mal, y qué se puede mejorar de cara al futuro es clave para prevenir y estar mejor preparados ante cualquier nuevo ciberataque.

 

 

Deja un comentario

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre