Comprar productos y servicios, venderlos, acudir a una galería de arte, tener una reunión de trabajo, viajar… todo lo que haces en tu día a día (y lo que no), pero en una realidad paralela. O mejor dicho, en una extensión de tu propia realidad. ¿Dónde? En el metaverso. Ese que aparentemente está restringido al ocio y a los videojuegos, pero donde pronto podremos interactuar de un modo absolutamente inmersivo.

Mucho se está hablando del desarrollo del llamado “metaverso” y del impacto que tendrá en la sociedad. No como un lugar donde evadirnos (o no solo), sino también como un espacio en el que hacer negocios, trabajar, encontrarnos con personas que físicamente están lejos, contribuir a la investigación y a la resolución de problemas diversos…. El potencial del metaverso podría ser infinito.

Y aunque fue Meta quien despertó hace unos meses nuestra curiosidad por ese incipiente mundo, muchas empresas tecnológicas se lanzaron antes al desarrollo de sus propias plataformas. En algunos casos, incluso, podemos probarlas y empezar a ser conscientes de lo que la tecnología nos ofrece. Pero antes de detenernos en algunos ejemplos, veamos con más detalle qué es el metaverso y en qué se diferencia de la realidad virtual.

Metaverso vs realidad virtual

El metaverso podría definirse como una red de entornos virtuales donde las personas interactuarán con avatares de sí mismos. A ese universo digital se accedería desde cualquier lugar con un dispositivo preparado para ello. Unas gafas por ejemplo. La experiencia sería totalmente inmersiva.

No obstante, los mundos virtuales existen desde hace mucho tiempo y sus aplicaciones más conocidas tienen que ver con el sector de los videojuegos. La realidad virtual se conforma con espacios simulados acotados, definidos, mientras que el metaverso pretende convertirse en una extensión de nuestra propia vida, una economía real pero en el ámbito virtual donde, como decíamos al principio, podamos hacer las mismas cosas que hacemos en el ámbito físico.

¿Qué aplicaciones ha tenido hasta ahora la realidad virtual?

  • Visitas virtuales para comprender la historia o el arte

  • Entrenamiento militar en espacios simulados

  • Periodismo inmersivo

  • Mejorar las ventas mostrándole el producto con mayor realismo al cliente

  • En el ámbito educativo favorece el aprendizaje

  • Testear productos

Para el metaverso no existen los límites. Así se ha planteado, aunque es cuestión de tiempo ver su alcance real y si cumplirá con las expectativas que se están volcando en él. En su propósito de ampliar nuestra realidad más allá de lo físico, con el metaverso habrá sensores que registren nuestros movimientos para que el avatar los reproduzca. Además, los dispositivos que usemos interpretarán expresiones faciales para que el resto de personas con las que nos relacionamos puedan comprender cómo nos sentimos. Suena ambicioso, pero no hay nada que a la tecnología pueda resistírsele.

¿Qué aplicaciones tiene en la actualidad el metaverso?

Hay numerosas compañías que en estos momentos lo están desarrollando, pero los expertos calculan que tardará entre diez y quince años en estar a punto. Exige, entre otras cosas, muchos tipos de tecnologías habilitadoras como el 5G, el blockchain y sistemas de seguridad avanzados. También que las distintas empresas y plataformas se comuniquen y logren integrarse en un todo.

En cualquier caso, ya se pueden mencionar algunas iniciativas que están acaparando la atención en los últimos tiempos.

1. La moda también importa en el metaverso

Metaverse group ha comprado tierras virtuales en Decentraland (una plataforma de realidad virtual descentralizada compuesta por más de 90.000 parcelas de tierra) por valor de 2,4 millones de dólares para llevar la industria de la moda al metaverso.

Imagen de muestra de la plataforma Decentraland. Fuente: Decentraland.org

2. La industria de los videojuegos

Roblox es una plataforma de videojuegos en línea. Ha decidido apostar por el sector educativo desarrollando videojuegos que enseñen robótica, ingeniería, ciencias y exploración espacial. La inversión inicial es de 10 millones de dólares.

Epic Games, la creadora de Fornite, ha lanzado Unreal Engine 5, un software que logra un nivel de detalle en animación nunca visto. Este motor de videojuegos sería lo suficientemente potente como para que sea difícil distinguir la realidad del universo digital. En una ronda de financiación Epic Games consiguió recaudar 2.000 millones de dólares para avanzar en la construcción del metaverso.

Unity Software. Se dedica al desarrollo de software para la creación de videojuegos. La reciente adquisición de Weta Digitals la aproxima a su principal competidor, Epic Games.

3. El ámbito empresarial

Microsoft. Microsoft Mesh se integrará a Teams próximamente, y mediante la creación de “gemelos digitales” los usuarios podrán reunirse y compartir espacios para trabajar o socializar. La idea es que se pueda acceder desde teléfonos inteligentes y PC.

Nvidia. Lleva desde el año pasado trabajando con medio millar de compañías y han presentado herramientas y kits de desarrollo para construir el “omniverso”. Avatares súper realistas, utilidades para coches autónomos, réplicas de objetos y de espacios del mundo real para estudiarlos en detalle… Las posibilidades del Omniverso de Nvidia son muy potentes.

Podríamos seguir enumerando diferentes e interesantes proyectos. No pararán de surgir a la vista de las expectativas que existen en torno al desarrollo del metaverso. El verano pasado Bloomberg ya estimaba que su valor se situaba en los 500.000 millones de euros, y calcula que llegará a dos billones al final de esta década. A medida que crezca también lo harán los retos en torno a la seguridad y privacidad que requiere su uso. Hablamos de un mundo virtual en el que transitaremos de la misma manera que lo hacemos en la realidad, ¿estamos preparados para lo que se viene?

Deja un comentario

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

5 + 1 =