¿Cómo afecta el uso de redes sociales a la ciberseguridad de los negocios? Sin duda, las redes sociales se han convertido en una herramienta de marketing esencial para las empresas modernas. Las plataformas LinkedIn, Twitter, Facebook o Instagram, permiten que las empresas amplíen su alcance, se comuniquen con su público y generen confianza mediante la publicación de contenido. Lamentablemente, el uso de las redes sociales también incrementa los riesgos de ciberseguridad.

El uso de las redes sociales sigue creciendo exponencialmente hasta el punto de prácticamente no concebir nuestra vida sin ellas. Sea para un uso profesional o personal, las redes sociales se han convertido en un medio de comunicación clave hoy en día. Solo hay que ver el constante aumento en el número de usuarios.

LinkedIn cuenta actualmente con 830 millones de usuarios, más de 58 millones de empresas registradas, y más de mil millones de interacciones al mes. Twitter, otra de las grandes redes sociales, tiene 1,3 billones de cuentas, pero solo 330 millones son usuarios activos.

Otras como Facebook, como más de 2.000 millones de usuarios, o Instagram, con 100 millones de usuarios activos mensuales, constatan la popularidad y uso de estos medios. Y, de esto, los ciberdelincuentes son muy conscientes y las han convertido, en numerosas ocasiones, en su blanco perfecto.

Con el paso de los años, se han convertido en auténticos expertos en la extracción de datos en las redes sociales, en la manipulación de los empleados y el uso de información pública para acceder a las cuentas de empresas. Sin las protecciones adecuadas, las redes sociales pueden poner en serio riesgo a los negocios.

Blanco de los ciberdelincuentes

A menudo, la excesiva confianza en las redes sociales, y no pensar en el uso indebido que se puede hacer de ellas, lleva a que, a menudo, se divulgue más información de la debida.

Una vez publicada la información, esos datos están en una plataforma pública y las personas que buscan la forma de explotarlos pueden acceder fácilmente a ellos. Estos son los cinco principales riesgos de ciberseguridad que las redes sociales pueden ocasionar a un negocio.

  1. Mina de datos

Las redes sociales están diseñadas para compartir información. Es posible que los empleados estén capacitados para que tengan cuidado con lo que publican en ellas. Sin embargo, los ciberdelincuentes recopilan datos de múltiples plataformas y, a menudo, pueden crear una imagen funcional de familias, los y personalidades de los empleados. A veces, incluso pueden adivinar contraseñas confidenciales a partir de la información que publican online como fechas de cumpleaños, nombres de mascotas, etc.

Las cuentas privadas no siempre protegen esa información ya que se pueden piratear fácilmente si usa una contraseña débil o si se publica información personal en otra plataforma. Desafortunadamente, el atractivo de querer ser conocido hace que sea fácil compartir demasiado en Internet.

Los delincuentes pueden aprovechar esta tendencia para entrar en cuentas personales y comprometer negocios.

  1. Uso de la ingeniería social

El eslabón más débil en un sistema de ciberseguridad es siempre la gente. Los delincuentes utilizan la ingeniería social para explotar la psicología humana y obtener la información necesaria para llevar a cabo sus amenazas.

Por ejemplo, los empleados son más vulnerables a los ataques de ciberseguridad cuando están cansados o estresados. Un delincuente podría llamar a una empresa y obtener acceso a información personal presionando a los empleados y convenciéndolos de que hagan clic en un enlace comprometido. Una vez hecho, pueden conseguir acceso a cualquier información confidencial que contenga.

Algunos delincuentes se hacen pasar por empleados o sus cónyuges para encontrar información privada de la empresa. Las redes sociales pueden proporcionar la información básica necesaria para organizar un ataque de ingeniería social de éxito.

redes sociales ciberseguridad ataques como estar seguro noticia bit life media.jpg

  1. Ataques de phishing

Los delincuentes también pueden usar datos que ven en redes sociales para hacer que situaciones peligrosas parezcan perfectamente normales. Por ejemplo, la mayoría de los empleados saben que no deben hacer clic en enlaces de direcciones de correo electrónico desconocidas.

Sin embargo, ¿qué pasa si un enlace parece seguro? Los ciberataques pueden llegar a través de un correo electrónico perfectamente inocuo diseñado para hacerse pasar por alguien con quien ya tienes una relación.

Si bien algunos ataques de phishing son obvios, otros son mucho más sofisticados.

 

  1. Comprometer la privacidad

Por lo general, los ciberataques se diseñan con el objetivo de explotar un negocio o el de sus clientes. Las redes sociales pueden ofrecerles la información que necesitan para romper los registros de la empresa y lograr estos objetivos.

En algunos casos puede llevar meses darse cuenta de que se ha visto comprometido si buscan información del cliente.

Es lo que le sucedió al Pentágono en 2018. Los ciberdelincuentes accedieron a los registros personales de alrededor de 30.000 empleados del Departamento de Defensa. Desafortunadamente, esta grave brecha de seguridad no se descubrió hasta que pasaron varios meses, el tiempo suficiente para que tuviera el potencial de causar daños graves.

Las redes sociales pueden facilitar que los delincuentes accedan una empresa y a los registros privados de los clientes.

  1. Daño a la reputación

Una brecha de seguridad puede dañar la reputación de una empresa, pero también la puede enfrentar a fuertes sanciones por no proteger los datos de sus clientes. Esto podría provocar un fuerte impacto económico y perjudicar gravemente el futuro de la empresa.

Los delincuentes pueden usar un ciberataque para acceder a suficiente información suplantando identidades y robando información confidencial sobre los clientes o socios de una compañía. Sin protección, un ciberataque podría acabar con la reputación de una compañía.

Cómo utilizar las redes sociales de forma segura

A pesar de todos estos riesgos, afortunadamente, se pueden tomar medidas para reducir los riesgos de seguridad y proteger los negocios de los delincuentes.

Con estos tres pasos, las empresas pueden reducir los riesgos y proteger sus operaciones garantizando que las redes sociales no representan una amenaza peligrosa para los negocios.

redes sociales ciberseguridad empresarial noticia bit life media.jpg

  • Utilizar el doble factor de autenticación. El doble factor de autenticación dificulta el acceso a la información confidencial. En lugar de permitir iniciar sesión en cuentas con una sola información, requiere dos pruebas separadas de identidad. Por ejemplo, una contraseña y luego un PIN que se envía al teléfono móvil.

Aunque el doble factor de autenticación puede ser un poco frustrante para los empleados, protege su información personal y protege la empresa para la que trabajan. Los delincuentes tendrían que estar increíblemente coordinados y hacer mucho trabajo extra para abrirse camino con éxito.

Mejorar la seguridad de las contraseñas de los empleados puede reducir significativamente el riesgo de un ciberataque.

  • Formar a los empleados. También es importante capacitar a los empleados para identificar y resistir la actividad delictiva. Los empleados nunca deben compartir información confidencial de la empresa por teléfono ni por correo electrónico o hacer una captura de pantalla.

Es importante que sepan que son parte del equipo de seguridad de la compañía y que, por ende, lo que publican en las redes sociales puede dañarlos a ellos y a su empresa. Es importante que piensen dos veces antes de publicar y usar contraseñas seguras para todas sus cuentas.

Asimismo, es fundamental formarles para que conozcan las estrategias de phishing más habituales y otras formas de manipulación. Un nivel saludable de sospecha puede protegerlos a ellos y a la empresa de los delincuentes.

  • Contratar a un hacker. Contratar a un hacker para probar las debilidades de un negocio puede ser de gran ayuda cuando una empresa está seriamente preocupada por los riesgos de ciberseguridad.

Para ello será clave buscar a alguien con una reputación ética y muchas recomendaciones. Un hacker, palabra que sigue teniendo una connotación negativa cuando la realidad es otra, puede rastrear cuentas de redes sociales, sondear a los empleados y buscar lagunas en el sistema de seguridad.

Este enfoque ayuda a observar los negocios desde el punto de vista de un delincuente. De esta forma, se pueden utilizar las debilidades que encuentre para mejorar la capacitación de los empleados y optimizar los protocolos de seguridad.

Contratar a un hacker ahora puede ser la mejor manera de protegerse de un ataque de ciberseguridad en el futuro.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

cinco × cuatro =