Según un informe de ISACA, existen importantes brechas entre lo que hacen las empresas y lo que deberían hacer para ganarse la confianza digital de sus clientes. No obstante, se trata de un tema crucial que deben abordar las organizaciones ya que tiene un impacto directo en el rendimiento de las compañías.

La confianza digital se ha convertido en una cuestión clave en las relaciones comerciales de hoy día en las que se comparte cada vez más información confidencial de manera online. Sin embargo, un nuevo informe de ISACA (Information Systems Audit and Control Association), apunta brechas significativas entre lo que las empresas están haciendo y lo que deberían hacer para ganarse la confianza de sus clientes en el mundo digital.

En él se parte de la confianza digital como la confianza en la integridad de las relaciones, interacciones y transacciones entre proveedores y consumidores dentro de un ecosistema digital.

Teniendo esto en cuenta, un 85% de los encuestados considera la confianza digital extremadamente o muy importante para las organizaciones hoy en día. Además, el 63% apunta que la confianza digital es extremadamente o muy relevante para su puesto de trabajo.

Sin embargo, solo el 66% señala que su organización prioriza la confianza digital de acuerdo con su nivel de importancia. A tenor de estos resultados, desde ISACA señalan que se trata de un tema preocupante ya que el 82% de los encuestados considera que será un aspecto aún más clave de lo que es hoy en día.

Otros de los datos que arroja este informe es que, a nivel mundial, solo el 29% de los encuestados están extremadamente o muy familiarizados con el término ‘confianza digital’. En Europa, este porcentaje se sitúa en un 34%, siendo los que trabajan en consultoría los más familiarizados con el término.

La confianza digital, un término en el que avanzar globalmente

Y es que, a pesar de este reconocimiento de la importancia que tiene la confianza digital en las transacciones que llevan a cabo las organizaciones, es necesario que también avancen en adoptar las medidas necesarias.

Solo de esta forma se podrá alcanzar un nivel de confianza digital maduro. De lo contrario, desde ISACA señalan que podrían tener graves consecuencias en su reputación y también a nivel económico.

La seguridad, la integridad de los datos y la privacidad son, de acuerdo con los participantes en este estudio, los tres componentes más importantes que influyen en la confianza digital. Sin embargo, solo la mitad considera que hay la suficiente colaboración dentro de su organización entre los profesionales que trabajan en estos campos.

El informe destaca que, para más de la mitad de los encuestados, el desarrollo de la confianza digital en muchas empresas se ve frenado por la falta de capacitación y formación.

Asimismo, el 42% señala la falta de alineación con los objetivos empresariales y un 37% la falta de compromiso de los líderes. Este último, un porcentaje idéntico a los que señalan la falta de presupuestos, mientras que el 30% alude a la necesidad de recursos tecnológicos.

Se trata de una problemática común en las distintas regiones. Por ejemplo, el 93% de los encuestados en África también destacan su importancia. Le siguen de cerca los encuestados de América Latina con un 86%, Oceanía con un 85%, Europa con un 84%, Norteamérica, también con un 84%, y Asia con un 82%.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

19 + once =