Solo durante el pasado año, en España se produjeron más de 305.000 ciberdelitos, lo que supone un incremento del 6,1% respecto al año anterior.

Así se desprende del ‘IX Informe sobre la Cibercriminalidad en España’ publicado por la Dirección General de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de seguridad del gobierno.

A partir de los datos recogidos por el Sistema Estadístico de Criminalidad (SEC) y la Oficina de Coordinación de Ciberseguridad (OCC), así como encuestas del INE, el aumento de los ciberdelitos en nuestro país es preocupante. Y muy especialmente en los organismos públicos, pero también entre los usuarios.

Debido al aumento de usuarios que disponen de dispositivos conectados a Internet en los hogares, y de forma muy especial desde la irrupción de la pandemia, los riesgos de sufrir ciberataques han aumentado.

En concreto, en 2021, España se constataron 305.477 ciberdelitos, un crecimiento del 6,1% en comparación con el año 2020 en el que dio comienzo la pandemia. De esta cifra, el 87,4% han sido fraudes informáticos y un 5,7% amenazas y coacciones por parte de los ciberdelincuentes.

Madrid, Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana son las comunidades autónomas que han experimentado un mayor número de ciberdelitos.

El ransomware, a la cabeza en ciberdelitos

No obstante, este incremento en el número de delitos informáticos en España no es un hecho aislado. A nivel general, en toda la Unión Europea se está experimentando un crecimiento notable de estas actividades.

El secuestro de datos o ransomware se erigen como las principales ciberamenazas que más han proliferado en los últimos años. Además, no solo ha aumentado el número de ataques, también el precio que los ciberdelincuentes solicitan a las víctimas si quieren recuperar sus datos.

De acuerdo con los datos que maneja la Agencia Europea de Seguridad de las Redes de la Información (ENISA), el precio medio de los rescates se ha duplicado en los últimos cinco años. La criptominería maliciosa se ha erigido como el método de pago más frecuente en estas extorsiones.

ciberdelitos España estudio amenazas noticia bit life media
Incidentes gestionados en relación con las infraestructuras críticas (SEC 2021)

En este sentido, el sector sanitario ha sido uno de los que más ha sufrido este tipo de ataques de robo de datos, aprovechando el momento de crisis vivido durante la pandemia.

Sin embargo, la nota positiva, si es que puede decirse así, es que, frente al constante aumento del ransomware, el malware ha experimentado un descenso del 43%. No en vano, el phishing sigue dominando las amenazas que se realizan a través del correo electrónico.

Radiografía de víctimas y delincuentes

Las amenazas, el descubrimiento y la revelación de secretos, así como los ciberataques son las principales técnicas que utilizan los ciberdelincuentes para llevar a cabos sus actividades delictivas.

¿El objetivo? Principalmente hombres, un 51,9% del total, con edades comprendidas entre los 26 y los 40 años. El informe señala que son los hombres los que más suelen caer en las trampas de los ciberdelincuentes, sobre todo las que hacen uso de falsificaciones y amenazas.

Sin embargo, las mujeres acostumbran a caer víctimas de amenazas relacionadas con la usurpación del estado civil, los delitos contra el honor o delitos con fines sexuales.

Sobre los delincuentes que llevan a cabo estas acciones, el 79,3% de los detenidos o investigados por ciberdelitos son españoles. El resto, son de nacionalidad extranjera, sobre todo procedentes de Marruecos, Rumanía y Colombia. Un 20,7% son ciudadanos europeos, el 8,7% son americanos, un 4,7% africanos, y un 0,8% asiáticos.

En este sentido, la mayoría de las personas detenidas o investigadas en 2021 por este tipo de actividades tenían entre 46 y 40 años, siendo el grupo de edad mayoritario.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

14 + 10 =