El crecimiento y sofisticación de los ciberataques llevará a las empresas a incrementar su inversión en tecnología para combatirlos. Según las estimaciones de Juniper Research, el gasto en soluciones para la prevención y detección del fraude financiero mediante Inteligencia Artificial (IA) superará los 10.000 millones de dólares en 2027.

Ante el crecimiento imparable de las ciberamenazas la prevención y detección del fraude se ha convertido en una de las prioridades de las organizaciones. Como se desprende del informe ’AI in Financial Fraud Detection: Key Trends, Competitor Leaderboard & Market Forecasts 2022-2027’, la inversión en tecnologías para combatirlo experimentará un notable impulso.

Los pronósticos apuntan a que este año, la inversión global en plataformas de estrategia de prevención y detección del fraude financiero habilitadas por IA alcanzará los 6.500 millones de dólares este 2022. Una cifra que irá en aumento los próximos años hasta superar los 10.000 millones de dólares en 2027.

Con un crecimiento del 57% previsto para estos cinco años, el informe prevé que, a medida que los ataques vuelvan más sofisticados, las organizaciones avanzarán en el uso de métodos de detección de fraude altamente avanzados y habilitados por IA para combatirlos.

Además, identifica las capacidades que ofrece la Inteligencia Artificial para reconocer las tendencias de pago fraudulento a escala como fundamental para proporcionar una mejor prevención del fraude.

Las plataformas de detección y prevención de fraudes que utilizan IA permiten avanzar en la monitorización e identificación de patrones de transacciones fraudulentas, reduciendo los riesgos de fraude mediante el bloqueo de transacciones en tiempo real.

El ahorro de costes de la Inteligencia Artificial

Otro de los aspectos que favorecerá la inversión en estas tecnologías es el ahorro de costes que conllevará la implementación de IA para llevar el uso de estos sistemas más allá del cumplimiento normativo. Para ello será necesario proporcionar un retorno de la inversión en los servicios de prevención del fraude, con modelos mejorados y un mayor acceso a los datos creando un círculo virtuoso de mejora.

Las previsiones apuntan a un crecimiento de los ahorros de costes del 285%, que alcanzarán los 10.400 millones de dólares a nivel mundial en 2027. Sin duda, una cifra importante partiendo de los 2.700 millones de dólares de ahorros previstos para este 2022.

El autor de la investigación, Nick Maynard, destaca otro beneficio más allá del puramente económico. «Al aprovechar la IA, las empresas pueden cambiar su recurso de gestión del fraude hacia donde sea importante, investigando problemas clave, en lugar de lidiar con un sinfín de falsos positivos, y aumentando la eficiencia».

Estos avances están permitiendo que el uso de IA esté cada vez más estandarizado en los servicios de prevención de fraude financiero, por lo que diferenciarse será uno de los grandes retos a los que deberán hacer frente los proveedores de tecnología.

Desde Juniper Research recomiendan centrarse en el acceso a los datos de transacciones y tendencias, ya que obtener el mejor nivel de inteligencia de red permitirá a las empresas beneficiarse de la información sobre fraudes más allá de sus propias transacciones.

Con ello también se conseguirá avanzar en la prevención del fraude.

Asociarse con terceros, como oficinas de crédito y redes de pago, para mejorar la cobertura de datos también deberá ser un aspecto que los proveedores deberán tener muy en cuenta para ofrecer soluciones diferenciales y de valor en este mercado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

cuatro + veinte =