Con la mirada puesta en combatir el aumento de los ciberataques que está sufriendo en los últimos años, el sector sanitario invertirá 125.00 millones de dólares en ciberseguridad hasta 2025.

Así se desprende de los datos de HelpRansomware, según los cuales, las organizaciones sanitarias se están poniendo manos a la obra para combatir las crecientes amenazas de las que son objetivo.

Los errores humanos, la suplantación de identidad y los ataques de ransomware se erigen como algunos de los principales riesgos a los que están expuestas. En concreto, el ransomware se ha convertido en una de las grandes amenazas a las que deben hacer frente.

El valor y volumen de los datos confidenciales de los pacientes que gestionan y la vulnerabilidad de los equipos y servicios médicos frente a ciberdelitos se convierten en dos factores clave que atraen a los ciberdelincuentes.

Esto ha llevado a que, especialmente desde la pandemia de la COVID-19, los ciberdelincuentes hayan intensificado su actividad maliciosa contra estas entidades sanitarias aprovechando su vulnerabilidad.

Además, hospitales y centros sanitarios se enfrentan a extorsiones si quieren recuperar los datos y el funcionamiento de los sistemas. Sin embargo, como destaca Andrea Baggio, CEO de HelpRansomware en EMEA, es fundamental no sucumbir a estos chantajes y no pagar el rescate solicitado.

De hecho, las organizaciones de atención médica que han pagado rescates han recuperado solo el 65% de sus datos.

Crece el coste del ransomware en el sector sanitario

A esto se le añade otra tendencia que la compañía ha identificado. Hace cinco años, algunas entidades sanitarias no pagaban porque eran conscientes de que eso no les aseguraba recuperar sus datos. En consecuencia, los ciberdelincuentes se han dedicado a robar información y ofertarla en foros de la Deep Web o la Dark Web para venderla.

Si bien el pago de los rescates de ransomware ha ido a la baja, lo cierto es que las empresas del sector sanitario siguen teniendo que afrontar importantes costes por la recuperación de sus sistemas.

Solo de acuerdo con los datos del Departamento de Salud de los Estados Unidos, el coste por incidente de filtración de datos en atención medica ya ha alcanzado los 10 millones de dólares. Ante la importancia de estas amenazas, abordar la seguridad en estas entidades se convierte cada vez en una cuestión prioritaria.

Deja un comentario

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre