El 80% de las transacciones online realizadas entre 2019 y 2022 fueron sospechosas de fraude. Así lo revela el Informe sobre el Estado del Fraude Omnicanal 2023 de TransUnion, que analiza el riesgo al que se ven sometidos ciudadanos y empresas.

El estudio explica que el crecimiento en el volumen de transacciones digitales incrementa
el riesgo de fraude, y el número de transacciones ha crecido de forma exponencial en estos tres años, por lo que el número total de transacciones sospechosas de fraude se ha incrementado de forma muy alarmante.

Según la compañía, el 4,6% de las transacciones digitales de sus clientes analizadas fueron intentos sospechosos de fraude en 2022. El número de transacciones digitales realizadas globalmente creció un 80% entre 2019 y 2022 y los intentos sospechosos de fraude digital crecieron también un 80% a nivel global en muchos países analizados.

En España esta cifra es diferente: ha disminuido en un 31%. Sin embargo, desde la compañía no son optimistas ya que explican que las transacciones sospechosas de fraude en ciertos sectores ha aumentado considerablemente respecto al año pasado: un 33% más en retail, un 29% más en la industria del seguro y un 12% más en las comunidades online.

En este sentido, Shai Cohen, vicepresidente senior y responsable global de soluciones de fraude en TransUnion explica que  «los sectores más amenazados siguen siendo aquellos que han apostado sobre todo por las interacciones digitales con los consumidores”.

La tarjeta de crédito: el objetivo del fraude online

En cuanto a los tipos de fraude más comunes, el estudio destaca que los fraudes relacionados con las tarjetas de crédito son los más comunes. Representan el 6,5% del porcentaje total de transacciones sospechosas de fraude de 2022.

Le siguen por detrás el robo de cuentas y el robo de identidades legítimas.

En cuanto a los sectores más amenazados a nivel mundial por las estafas online, los juegos y el retail están en cabeza, con un 7,5 % y un 7,2 % del total de transacciones respectivamente. Sin embargo, la industria que ha vivido un mayor aumento en el número de transacciones sospechosas de fraude desde 2019 es la de los viajes y el ocio, con un crecimiento del 117%.

El informe alerta de un importante número de ciudadanos que han sufrido intentos de fraude. Un 52% de los consumidores se sintió objetivo de un fraude en los tres últimos meses de 2022.

En España, el 32%, lo que quiere decir que tres de cada diez españoles sufrió un intento de fraude a finales de 2022. De ellos, el 6% reconoce que acabó siendo víctima de la estafa.

Deja un comentario

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

5 × 1 =