“Hola papá, mi otro teléfono está roto. Este es el nuevo número. Envíame un mensaje a través de WhatsApp Wa.me…”. “Hola mamá, mi teléfono está roto. Tengo un número temporal. No puedo llamar. Puedes enviar un mensaje de WhatsApp a través de WhatsApp? Wa.me/…”

Este es el aspecto que tienen algunos de los mensajes que llevan circulando por SMS con intensidad unos meses. La Policía Nacional ha advertido de que están de vuelta, y de hecho hay una oleada de ellos, por lo que se pide atención y precaución ante este timo denominado estafa del teléfono o del móvil roto. 

Se trata de un timo en el cual los estafadores se hacen pasar por un hijo o hija en apuros para que los padres les atiendan. El objetivo no es otro que conseguir que la víctima envíe dinero al estafador. Así funciona.

Se trata de una estafa basada en la ingeniería social: el atacante trata de engañar y manipular para lograr una acción en su víctima. En este caso, el ataque se basa en el envío de SMS en los que suplantan la identidad de otra persona. En el caso concreto de la estafa del teléfono roto, los atacantes envían un mensaje de texto diciendo ser el hijo o la hija del destinatario de ese SMS.

Este tipo de campañas se basan en envíos masivos de mensajes, es decir, que no están personalizados ni incluyen el nombre ni de la persona suplantada ni del destinatario.

El mensaje contiene un texto en el que se explica que ha ocurrido algo con el teléfono móvil (se ha roto, no pueden llamar, ha cambiado de número…) y ese es el motivo por el que están usando un número distinto al habitual. Solicitan iniciar una conversación a través de WhatsApp e incluyen un enlace que abre directamente una conversación en la aplicación. En ocasiones también solicitan que se guarde el número de teléfono en la lista de contactos.

Una vez que la víctima accede al enlace e inicia la conversación de WhatsApp, comienza la labor del estafador. Los atacantes intercambian mensajes con las víctimas manteniendo el engaño, haciéndose pasar por el hijo o hija del destinatario. 

Como la mayoría de las estafas de este tipo, se basan en generar urgencia para que la víctima actúe casi sin pensar

Pueden llegar a preguntar por asuntos cotidianos, solicitar el envío de fotografías o vídeos… y hablando de manera cercana para ganarse su confianza. Si la conversación se alarga, en este punto muchas personas se dan cuenta de que algo extraño está ocurriendo, pues la manera de hablar y de expresarse de los estafadores no concuerda con la manera de expresarse de sus hijos.

Pero si no logra darse cuenta, o si ha usado un asunto urgente o vital como cebo, llega un momento en el que el estafador solicita que se realice un pago de manera urgente para poder solucionar un problema. Puede ser una factura no pagada, una deuda, una multa. 

Como argumentos, suelen decir que les han robado, que no tienen la tarjeta bancaria o que no tienen la aplicación del banco al tener un móvil nuevo.

En ese momento, envían por WhatsApp un número de cuenta bancaria al que se solicita que se transfiera el dinero. También pueden pedir que se realice el pago a través de Bizum, al número del atacante. 

Una vez que se realiza el pago por parte de la víctima, el estafador corta la comunicación.

El texto de los SMS ha ido variando. Los atacantes lo modifican periódicamente para evitar ser detectados, pero el contenido es muy similar en todos ellos. Otra de las versiones además de las ya mencionadas son: “Hola papá, este es mi nuevo número, mi otro teléfono se ha roto, ¿puedes guardar este número y enviarme un mensaje por WhatsApp?”, e incluso “Mi teléfono se me ha caído en el WC y no funciona”.

En cualquier caso, todos tienen en común que tratan de iniciar la conversación por WhatsApp, pero nunca solicitan que se devuelva la llamada.

Qué hacer ante la estafa del “teléfono roto”

La Policía recomienda en primer lugar contrastar la veracidad contactando directamente con la persona que supuestamente ha enviado ese mensaje. Y por supuesto, no hacer ningún tipo de pago.

¿Y si ya has pagado o enviado el dinero? En el caso de que ya hayas sido víctima de esta estafa, se recomienda denunciarlo ante las autoridades. 

Como con cualquier otra estafa,  es importante no eliminar los mensajes ni las pruebas: el SMS y la conversación de WhatsApp no deberían ser eliminados.

¿Y si he iniciado la conversación pero no he enviado el dinero? Muchos usuarios se alarman, como es comprensible, al ver el SMS, y no dudan en acceder al enlace. Pero rápidamente se dan cuenta de que pasa algo extraño.

En ese caso, no hay de qué preocuparse, ya que el objetivo del estafador es conseguir el envío de dinero, el enlace o la conversación de WhatsApp no tienen contenido malicioso en sí mismos.

Variante del “timo del conocido”

Además de esta versión en la que los atacantes tratan de hacerse pasar por un hijo o hija, existen otras muchas variantes y estafas con un modus operandi similar. Ese el el caso de la “estafa del conocido”, en la que los timadores se hacen pasar por una persona cercana, sin especificar quién.

El objetivo vuelve a ser el mismo: que la víctima envíe dinero al atacante, creyendo que la persona que envía el mensaje está realmente en una situación de necesidad. La clave es desconfiar, mantener la calma, verificar y nunca hacer envíos de dinero tras situaciones así. 

Periodista especializada en seguridad informática y tecnología. Cofundadora y directora editorial de Bit Life Media, web dedicada a la actualidad de la tecnología, ciberseguridad e innovación. Presentadora de eventos y ponente especializada en seguridad informática y concienciación. Autora de "Ciberseguridad, consejos para tener vidas digitales más seguras".

Deja un comentario

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

12 + 12 =