El Informe de Seguridad Nacional 2023, presentado ante el Consejo de Seguridad Nacional en octubre, revela las preocupaciones crecientes de la sociedad frente a las dinámicas globales actuales. Este documento, el quinto de su serie desde su inicio en 2019, aborda dos temas muy importantes relacionados con la ciberseguridad: la desinformación y la vulnerabilidad del ciberespacio.

La desinformación: un riesgo emergente

El informe resalta la preocupación global por la desinformación y el uso malintencionado del ciberespacio, especialmente en un año electoral intenso a nivel mundial. Las redes sociales, identificadas como canales de propagación ideal para agentes estatales que buscan desestabilizar sociedades, han exacerbado la vulnerabilidad de la opinión pública frente a campañas de desinformación. Este fenómeno no solo afecta la integridad de los procesos electorales, sino que también mina la confianza en las instituciones democráticas.

El Informe de Seguridad Nacional también explica que actores como Rusia y China han sido señalados por su participación activa en campañas de desinformación, buscando sembrar dudas y polarizar sociedades. Rusia, por ejemplo, ha intentado debilitar la alianza de España con la OTAN y desacreditar el apoyo occidental a Ucrania, mientras que China ha amplificado narrativas antioccidentales.

España ha enfrentado un aumento de desinformación en torno a sus procesos electorales, lo que ha llevado a la activación de redes de coordinación y grupos dedicados a combatir estas campañas durante elecciones. La UE trabaja para fortalecer la transparencia y la detección de desinformación, mientras que la cooperación internacional se presenta como esencial para enfrentar esta amenaza.

Vulnerabilidad del Ciberespacio

El año 2023 también ha sido testigo de un aumento en los ciberataques, afectando especialmente a sectores clave como la energía, las TIC, el transporte y el financiero. La adopción del teletrabajo ha ampliado las oportunidades para los ciberatacantes, evidenciando la necesidad de fortalecer la ciberseguridad y la resiliencia digital.

Frente a estos desafíos, la respuesta ha incluido la mejora en la detección y análisis de la desinformación, el fortalecimiento de la ciberseguridad y la promoción de la alfabetización mediática. La cooperación público-privada y la implementación de tecnologías avanzadas, como la inteligencia artificial, son fundamentales en este esfuerzo.

Durante 2023, se registró un incremento en el número de ciberataques, especialmente a través del compromiso de conexiones autorizadas y el robo de datos personales, tanto en contextos de ciberespionaje como en operaciones destructivas. Las vías de filtración de datos se diversificaron, incluyendo redes sociales y servicios en la nube, y se observó un aumento en la compra de credenciales robadas en la dark web.

La crisis de Ucrania provocó un aumento de la actividad de grupos de delincuencia, con España siendo objetivo de ataques DDoS y filtraciones de información. Además, se observó un incremento de ciberataques a infraestructuras críticas de países de la OTAN por parte de actores prorrusos. Los ciberincidentes durante los comicios electorales en España predominaron en ataques DDoS y filtraciones de datos. El desafío continúa con la detección de ataques técnicamente avanzados por grupos APT, destacando la actividad vinculada a APT28, APT29, Turla y grupos de origen chino interesados en información sensible.

Medidas para paliar estos riesgos

La Comisión Europea ha propuesto medidas para reforzar las capacidades de respuesta ante incidentes de ciberseguridad, y la Presidencia española del Consejo de la UE ha sido clave en la negociación de regulaciones importantes, como el Reglamento de Identidad Digital Europea y el Reglamento de Ciberresiliencia. Estas acciones buscan no solo mitigar las amenazas actuales sino también promover una sociedad más informada y resiliente.

El Centro Criptológico Nacional ha desempeñado un papel crucial en la detección de incidentes a través del Sistema de Alerta Temprana, evitando la expansión de ataques y proporcionando respuestas rápidas. En términos de cibercriminalidad, se registró un aumento significativo, representando un 18.5% de todas las infracciones penales en el periodo enero-septiembre de 2023, con las estafas informáticas constituyendo la mayoría de los casos.

 

 

Periodista especializada en ciberseguridad y tecnología. Mi enfoque se centra en analizar mundo de las aplicaciones y la seguridad especialmente en redes sociales. Con un interés constante en informar sobre avances, riesgos y sin olvidar la importancia de la prevención, busco compartir información precisa y comprensible para el usuario.

Deja un comentario

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre