Una de las últimas estrategias utilizadas por los ciberdelincuentes para coaccionar a los usuarios es la sextorsión, un tipo de extorsión que se basa en la amenaza de difundir contenido íntimo obtenido de manera ilegal. En este contexto, se ha identificado una campaña de correos electrónicos fraudulentos que emplean el nombre de Pegasus, el popular software de vigilancia, para intimidar a los destinatarios y obligarlos a realizar pagos en criptomonedas, como el bitcoin, a cambio de no revelar supuestas grabaciones íntimas.

La estrategia de la extorsión

La campaña de correos electrónicos fraudulentos opera bajo la mentira de haber obtenido acceso a información personal, incluyendo videos y fotos íntimas, de los destinatarios mediante el uso de software malicioso, como Pegasus. El mensaje de extorsión advierte a la víctima que, si no realiza el pago exigido en un monedero virtual de bitcoin, el contenido delicado y comprometedor será difundido en internet, causando daño a su reputación y vida personal.

Los correos electrónicos enviados como parte de esta campaña simulada con Pegasus suelen tener asuntos atrayentes que buscan generar preocupación en el destinatario, como «Quiero informarte sobre una situación muy mala para ti» o «Su pago está pendiente». Además, los estafadores simulan que el correo proviene de la propia cuenta del destinatario, aumentando la sensación de autenticidad y urgencia. Una vez que la víctima abre el correo, el mensaje detalla la supuesta invasión de privacidad obtenida con Pegasus y ofrece una solución: realizar un pago en bitcoin para evitar la circulación del contenido íntimo.

Consejos para protegerse

Ante la recepción de un correo electrónico de estas características, es fundamental mantener la calma y no ceder al pánico ni actuar con urgencia. Es importante recordar que, si no se ha realizado ningún pago, es poco probable que los ciberdelincuentes posean realmente material comprometedor. En este sentido, se recomienda clasificar el correo como no deseado y eliminarlo de inmediato.

Además, es fundamental evitar realizar cualquier tipo de pago al extorsionador, ya que esto podría perpetuar el ciclo de fraude y extorsión. Responder al correo electrónico también debe evitarse, puesto que esto confirmaría la validez de la dirección de correo y podría conducir a futuros intentos de fraude.

En caso de que se haya realizado un pago utilizando bitcoin, se deben tomar medidas adicionales para protegerse. Esto incluye recopilar evidencias del fraude, como capturas de pantalla, y presentar una denuncia ante las autoridades pertinentes. También se recomienda realizar un seguimiento periódico para verificar que no se haya publicado información comprometedora en internet y, en caso de ser necesario, ejercer el derecho al olvido a través de los procedimientos establecidos por la Agencia Española de Protección de Datos.

¿Por qué la sextorsión sigue teniendo éxito en el ámbito digital?

La sextorsión es un tipo de extorsión que lamentablemente ha ganado popularidad en el mundo digital y que cada vez es más frecuente debido a varias razones:

  1. Vulnerabilidad emocional y psicológica: La sextorsión explota la vulnerabilidad emocional y psicológica de las víctimas. Al recibir amenazas de difundir contenido íntimo, muchas personas experimentan miedo, vergüenza y ansiedad, lo que puede llevarlas a ceder a las demandas del extorsionador para evitar la humillación pública y proteger su reputación.
  2. Facilidad de anonimato y rastreo difícil: Los ciberdelincuentes que llevan a cabo la sextorsión suelen operar de forma anónima, utilizando tecnologías como redes privadas virtuales (VPN) y criptomonedas para ocultar su identidad y dificultar el rastreo por parte de las autoridades. Esta relativa impunidad hace que el delito sea atractivo para los perpetradores, ya que creen que pueden evadir la justicia sin consecuencias.
  3. Impacto potencialmente devastador: La amenaza de difundir contenido íntimo puede tener consecuencias devastadoras para las víctimas, tanto a nivel personal como profesional. El temor a que amigos, familiares o cualquier persona conocida descubran información comprometedora puede llevar a las personas a cumplir con las demandas del extorsionador, incluso si saben que ceder solo así alargará el ciclo de abuso.
Periodista especializada en ciberseguridad y tecnología. Mi enfoque se centra en analizar mundo de las aplicaciones y la seguridad especialmente en redes sociales. Con un interés constante en informar sobre avances, riesgos y sin olvidar la importancia de la prevención, busco compartir información precisa y comprensible para el usuario.

Deja un comentario

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre