Ante la elevada proliferación de ciberataques, resulta necesario implementar un sistema de defensa eficiente para proteger Windows frente a las amenazas de malware. Existen muchas alternativas, aunque los profesionales siempre recomiendan utilizar programas creados por la propia compañía; Microsoft.

Windows Defender se presenta como el mejor aliado, ya que conoce a la perfección el núcleo de Windows y permite prevenir el robo de información. Con el Firewall que integra Windows Defender, el antivirus de Windows, es posible implantar una primera línea de defensa, capaz de filtrar todo el tráfico del equipo y de bloquear conexiones sospechosas. En el apartado específico de la interfaz de Defender, será posible encontrar esta característica habilitada, supervisando en todo momento la red empleada.

Inicialmente, surgió en la versión de Windows Vista, siendo considerado como un programa complementario para mantener la seguridad del equipo. No obstante, todos los ajustes necesarios acometidos permitieron proteger a los usuarios de cualquier tipo de amenaza.

Activaciones necesarias de Windows Defender

Es muy importante ser cuidadosos al instalar actualizaciones de Windows, manteniendo activadas las actualizaciones automáticas de Windows Update. De este modo, el equipo recibirá todos los parches de seguridad disponibles para corregir vulnerabilidades.

Windows Defender permite protección en tiempo real, ya que analiza cada archivo descargado de Internet, los sitios web y programas ejecutados y todas las funcionalidades disponibles. Por todo ello, es importante que su protección se actualice, aunque como complemento se podría optar por un segundo antivirus de pago.

Protección específica contra ransomware

Algo que caracteriza a Windows Defender es su capacidad para proteger el equipo de ransomware con una herramienta específica. No obstante, no es una garantía que, cuando se page el rescate, toda la información sustraída fuese devuelta.

Recomendaciones básicas

En cualquier caso, y pese a la elevada eficiencia de Windows Defender, resulta fundamental realizar copias de seguridad de los archivos y datos más importantes de forma externa. Para ello, se podrán emplear un HDD o un servicio de almacenamiento en la nube. Así pues, se podrá formatear el dispositivo sin miedo a perder toda la información disponible.

Otra recomendación fundamental es tener cuidado con los archivos de descargas y los enlaces que se visitan. Es posible instalar extensiones que ayuden a tener más seguridad en Internet, previendo amenazas latentes.

En cualquier caso, Windows Defender es un aliado por su legalidad, ya que otros programas que se instalan de forma ilegal no ofrecen protección en todo momento. Y es que los ciberdelincuentes suelen modificar los ficheros de los ejecutables y guardar otros elementos para que, cuando se instale o se abra un archivo concreto, el malware penetrase en el dispositivo sin ser detectado.

Ventajas de Windows Defender

El programa de Microsoft cuenta con todos los protocolos necesarios para protegerte ante las amenazas que existen en la web. Es gratuito y presenta una gran seguridad, ya que enviará alertas frente a nuevas amenazas. Su rendimiento es óptimo, ya que ofrece una gran cantidad de prestaciones bajo la garantía de servicio de Microsoft.

De igual modo, la plataforma de Windows Defender ofrece protección en tiempo real debido a su soporte en la nube, que mantiene una defensa activa que garantice que el equipo funciona en todo momento de forma rápida y segura.

Cómo proteger mi ordenador y Windows del malware

Se recomienda actualizar el equipo constantemente, ya que los ciberdelincuentes aprovechan esas fallas para acceder al interior y robar la mayor cantidad de información posible. Es importante que Windows y las aplicaciones utilizadas estén actualizadas en su última versión.

Resulta fundamental que las descargas de programas sean seguras, es decir, que procedan de sitios fiables, así como que las conexiones sean a redes seguras. Evitar, por tanto, las redes inalámbricas gratuitas.

El sentido común es esencial para proteger Windows de las amenazas de malware. Más que un antivirus, será importante implantar contraseñas robustas, que cumplan con los parámetros básicos de seguridad (gran cantidad de caracteres, alfanuméricos y con símbolos).

Además, es clave evaluar varias veces un enlace o dirección URL antes de hacer click, ya que los ciberdelincuentes emplearán técnicas sofisticadas para llamar la atención de los usuarios.

Otras alternativas de antivirus

Al margen de Windows Defender, se podrán optar por otras opciones eficientes del mercado. Hablamos de Bitdefender, que oferta una VPN con 200 MB diarios y ancho de banda por dispositivo.

Avast también posee una gran eficacia en cuanto a seguridad, presumiendo de un gran rendimiento e interfaz sencilla. Oferta la opción de VPN en los paquetes de pago, manteniendo la privacidad en línea.

Actualmente, el poder de Avira como antivirus es muy destacado y ha recibido excelentes calificaciones en las pruebas de AV-Test. Con un rendimiento sobresaliente ante ataques Zero Day, presenta una tasa del 100% de efectividad. Su interfaz es sencilla y el antivirus no interfiere con el uso diario del ordenador.

Existen muchas opciones, en base a las necesidades de cada usuario, pero, sin duda, la mejor herramienta para proteger Windows de las amenazas de malware es quien mejor lo conoce; Windows Defender.

Deja un comentario

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre