Las empresas afrontan el último trimestre del año con una mayor concienciación sobre la necesidad de invertir en ciberseguridad, y la pandemia ha tenido mucho (o todo) que ver en el cambio de tendencia. Como ya te hemos contado, el incremento del teletrabajo ha venido acompañado de consecuencias preocupantes, por lo que no es de extrañar que de cara a 2021 las organizaciones de todo el mundo tengan previsto un crecimiento en la partida destinada a soluciones que las protejan.

¿Sabías que los ciberataques y el riesgo de sufrir una sanción constituyen las causas determinantes para invertir en ciberseguridad? ¿O que el 70% de los expertos españoles encuestados creen que la inversión en esta materia se incrementará el próximo año? Estas y otras conclusiones se desprenden del informe desarrollado por Thycotic durante el mes de agosto basado en la opinión de 900 especialistas de tecnología y seguridad de todo el mundo.

No obstante, no hace falta esperar a 2021 para observar un evidente cambio de dirección, pues a estas alturas cerca de un 80% de los encuestados afirma que las organizaciones para las que trabajan ya han implementado proyectos de seguridad, y casi todos dicen sentirse respaldados por los directivos cuando se trata de abordar un reto a todas luces ineludible.

¿Cuáles son, entonces, los retos a los que se enfrentan los CISOs?

Según el informe de Thycotic se sigue priorizando la detección en lugar de la prevención. El 42% de los encuestados apunta que los mayores problemas a los que se enfrentan tienen que ver con la compra de nuevas tecnologías que van más allá de cumplir con las normativas. Esta problemática está casi a la par de la baja percepción del riesgo y de la falta de ROI demostrable, o lo que es lo mismo, la falta de datos que permitan a las empresas conocer de antemano el rendimiento que obtendrán tras realizar el esfuerzo económico.

Esto se traduce en un menor gasto destinado a las últimas tecnologías disponibles, dejando ventaja a los ciberdelincuentes que, como sabemos, están constantemente buscando nuevas estrategias para robarnos información valiosa. Solo un tercio de los especialistas consultados considera que sus empresas son pioneras adoptando nuevos avances tecnológicos, siendo EE.UU el país que más apuesta por ellos (un 47%).

Por contra, en España cerca de un 60% de los participantes de la encuesta señala que sus organizaciones se decantan por soluciones ya probadas y avaladas denominadas “in the pack”, es decir, se guían por lo ya conocido y no se atreven a innovar para liderar el mercado.

Por lo tanto, como dato positivo destaca ese “despertar” de conciencia en lo que a protección de información corporativa se refiere; sin embargo, falta mucho camino por recorrer en cuanto a la prevención y la apuesta firme por los nuevos recursos tecnológicos que nos ayuden a conseguirlo.

Deja un comentario