Ciberseguridad Made in Spain: panorámica del emprendimiento español

En 2014, cuando llevaron a cabo el primer certamen de emprendimiento de startups en ciberseguridad, se inscribieron 16 empresas. Este año ya han conseguido atraer 76 iniciativas. Cybersecurity Ventures es el programa de emprendimiento de INCIBE, el Instituto Nacional de Ciberseguridad, y estos datos demuestran que algo se está moviendo en el sector de la seguridad informática. No solo moviéndose, sino también en la buena dirección; porque sin innovación no hay progreso.

Esa es la meta de esta iniciativa, que tiene como objetivo promover el emprendimiento en ciberseguridad, y con ello la concienciación de su importancia en la industria y en la sociedad. Para ello, INCIBE capta cada año a los mejores proyectos que demuestren su talento en ciberseguridad. Una vez seleccionados, los introduce en un programa intensivo de apoyo y mentoring durante cuatro meses, tras el cual sale un ganador que obtiene un premio de 34.000 euros para seguir desarrollando su proyecto, además de la posibilidad de contactar con inversores y crecer.

Según la OCDE, España ocupa el penúltimo puesto en tasa de lanzamiento de empresas

“Se han presentado iniciativas muy variadas, todas con una gran capacidad de emprendimiento”, asegura Ignacio Caño, ‎Innovation & Entrepreneurship Head de ‎INCIBE, quien afirma que “los emprendedores han demostrado conocer muy bien el entorno internacional competitivo y han plasmado en sus estrategias cómo seguir creciendo”.

Desde INCIBE, apunta Caño, “estamos apoyando a la industria española, y en especial a las startups”. Destaca que el programa de cuatro meses contiene un enfoque fundamental que consiste en hacer un plan personalizado en base a hitos de su evolución, y se diferencia de otros a nivel internacional “por su alta personalización“, con más de 150 horas de formación para cada uno de los proyectos. El responsable de INCIBE señala que “las iniciativas tienen sobre todo un ADN tecnológico”.

Para elegir a los finalistas, participa un comité científico, jurado y comité asesor, además de involucrarse más de 35 empresas del sector, siguiendo criterios tecnológicos, de mercado, posicionamiento o escalabilidad. “Nosotros les ponemos en contacto con lo que está sucediendo en el mercado y las necesidades existentes para que las tecnologías sirvan para resolver problemas concretos”, explica Caño.

Incibe cybersecurity ventures
Presentación de los proyectos ganadores de Cybersecurity Ventures en The Cube (Madrid)

El estado del emprendimiento en ciberseguridad

“El ecosistema de emprendimiento en España es cada vez mejor”. Así lo asegura Caño, quien afirma que “hay muchísimo talento“. “Los emprendedores españoles tienen mucha ambición, son muy inquietos. Quizás les falta el foco, que es lo que nosotros les aportamos precisamente durante el proceso”, explica el experto.

Se necesita más innovación y más emprendedores porque los modelos económicos están cambiando”

Los proyectos que se presentan a este programa son startups ya creadas y el objetivo es brindarles las herramientas para seguir creciendo, sobre todo a nivel internacional. “La ciberseguridad Made in Spain, y Made in Europe es fuerte, cada vez nos preguntan más en países de latinoamérica, Estados Unidos, Israel…”, afirma Caño, apuntando que cada vez tiene más demanda en el resto del mundo y el talento español se valora fuera de nuestras fronteras.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), España ocupa el penúltimo puesto en tasa de lanzamiento de empresas. Entre 2012 y 2016, se sitúa en este puesto solo por detrás de Bulgaria. Únicamente un 2,6% de las personas entre 18 y 64 años habían creado una empresa propia o compartida hacía menos de tres meses. Datos por debajo de la media europea, que se sitúa en el 4%.

Se necesita más innovación y más emprendedores, porque los modelos económicos están cambiando y vamos hacia startups que no solo tienen que competir en el mercado local, sino que tienen que ser competentes internacionalmente”, afirma Caño, destacando asimismo que se cuenta con muy buenos técnicos que desarrollan también tecnologías en otros ámbitos que se pueden aplicar a la ciberseguridad.

“Se necesita más innovación y se necesitan más emprendedores porque los modelos económicos están cambiando. Muchas startups no pueden competir solo en el ámbito local, necesitan internacionalizarse. Y es aquí donde entran este tipo de iniciativas”, apunta Caño.

En este sentido, una de las características de todo el ámbito del emprendimiento, es que las grandes empresas son más lentas a la hora de innovar en determinados nichos y prefieren observar lo que sucede en el mercado, por eso “necesitan estar en contacto con las nuevas empresas para conocer los nuevos productos o servicios o incluso adquirirlos”.

El reto para el emprendimiento en ciberseguridad es seguir apostando por el talento español. Caño explica que “apoyamos el conocimiento específico en seguridad con diferentes planes de formación. Queremos ser pioneros en España en romper las barreras de la digitalización. Y la ciberseguridad es el motor de la digitalización de la industria española”. 

Gana la concienciación 

En esta edición de Cybersecurity Ventures, diez empresas han formado parte del programa de mentoring y apoyo, tras el cual han salido al escenario a contar su proyecto al jurado, un último ejercicio en el que demostrar sus habilidades y cuánto han avanzado en estos meses. El proyecto ganador de esta edición ha sido Smartfense, una plataforma para la concienciación de las empresas. 

A través de contenidos atractivos, trata de generar comportamientos seguros en los empleados de las empresas, y evitar que sean víctimas de los principales vectores de ataque, como el phishing o el ransomware

Y es que precisamente la concienciación y divulgación es la base de la ciberseguridad (tanto para usuarios como para empresas) y es también el motor del Instituto Nacional de Ciberseguridad, así como de la mayoría de los fabricantes de seguridad, que trabajan en conjunto para lograr este objetivo.

en 2017 se registraron 123.064 incidentes de seguridad informática en España, un 6,77% más que el año anterior

“Tenemos como estrategia mejorar la concienciación, algo que va a beneficiar a empresas y a ciudadanos. Que estén prevenidos para evitar ciberataques, y que si los sufren, estén lo mejor preparados posible” Así lo explicaba Alberto Hernández, director general de INCIBE en uno de los últimos eventos organizados por la institución, ENISE (Encuentro Internacional de Seguridad de la Información), en el que enseñan a las empresas la importancia de mantenerse actualizados en seguridad informática y analizan el estado del sector en España y en el panorama internacional.

Ciberseguridad española a nivel mundial

España cuenta cada vez con más empresas dedicadas a ofrecer servicios de ciberseguridad, muchas de ellas exportan ya sus productos. Pero aún se sitúa en el puesto número 14 de exportaciones en la Unión Europea y queda mucho trabajo por hacer. Así lo afirma INCIBE, que cuenta entre sus líneas de actuación la de apoyar e impulsar el emprendimiento con iniciativas como Cybersecurity Ventures, además de posicionar la marca España en el mercado.

La seguridad informática es sin duda un sector estratégico. Así lo dicen sus cifras: solo en España una facturación de más de 600 millones de euros, con un crecimiento anual del 13%, un punto superior al de Europa, donde se sitúa de media en el 12%. Al año, la ciberseguridad factura a nivel mundial 62.000 millones de euros, creciendo de forma global de media un 13%, aunque se espera que aumente esta cifra hasta más de 79 millones de euros en 2018.

Eso sí, para continuar con este crecimiento, uno de los retos a los que se está enfrentando la industria de la ciberseguridad es cómo captar el talento y cómo retenerlo. Hernández sostiene la importancia de “promover el interés entre los jóvenes para que se dediquen a ciberseguridad, e identificar el talento que ya tenemos para incorporarse al mercado laboral”. 

En ciberseguridad, “el fallo es no intentar las cosas

Para INCIBE uno de los mayores retos es el de posicionar a España como un país referente en ciberseguridad, lo que no significa que no se cuente ya con importantes referencias de empresas que han nacido en territorio español y han avanzado hasta posicionarse como referentes en sus categorías. Eleven Paths, Blueliv, AlienVault, Panda Security, S2 Grupo, CounterCraft o Buguroo son algunas de ellas.

Sin olvidar a los profesionales y expertos que están trabajando ya (y desde hace años) a nivel nacional e internacional en los departamentos de seguridad de gigantes tecnológicos. Ese es el caso por ejemplo de Fermín J. Serna, por cuyas manos pasan todos los nuevos servicios de Google , que deben contar con su visto bueno antes de ser lanzados a los usuarios. Serna es uno de los investigadores de ciberseguridad más reconocidos en el panorama internacional, que fue precisamente fundador de una de las empresas españolas más longevas de nuestro país, S21sec.

Bit Life Media eventos ciberseguridad CCN-CERT
Fermín J. Serna, durante su ponencia en las XI Jornadas del CCN-CERT

Su metodología para encontrar errores de seguridad es perfectamente aplicable al emprendimiento en general, así como al emprendimiento en ciberseguridad en particular. El investigador afirma que “en la ciberseguridad también hay intuición, a la hora de buscar en las áreas donde se cree que puede haber fallos importantes”. Un sector en el que el ensayo-error forma parte del día a día: “para mí el fallo es no intentar las cosas”. 


 

Deja un comentario