El malware (software malicioso que puede producir daños en los equipos informáticos) ha experimentado un crecimiento constante durante los últimos años, tanto en sofisticación como en número. En concreto, tan solo en 2017 ha crecido un 23% la producción de programas maliciosos para Windows respecto a 2016. Lo que supone 16 nuevos tipos de malware nuevos por minuto. Estos son datos extraídos del último informe de la compañía de seguridad G DATA, que analiza la evolución del malware año tras año.

Y esta evolución es más que evidente si echamos un vistazo al gráfico que han elaborado. Más de 8,4 millones de nuevos tipos de malware durante el año pasado. La tendencia y los augurios no son positivos: seguirá creciendo.

Cada minuto aparecen 16 nuevos tipos de malware

Cuando hablamos de malware, nos referimos a todas las clases de programas maliciosos, entre las que se encuentran el adware, troyanos, spyware y por supuesto, el ransomware. Los programas que secuestran los archivos a cambio de un rescate siguen siendo las amenazas preferidas por los ciberdelincuentes. Una rentabilidad alta y sencilla es el principal objetivo de los atacantes para apostar por estos métodos. Aún así, la producción de este tipo de malware sigue siendo menor que el de algunos de sus hermanos, como el adware o los troyanos, advierten desde G DATA.

Otra de las tendencias es el minado ilegal de criptomonedas, que sin duda ha estado propiciada por el despegue de monedas virtuales como Bitcoin.  Cada usuario ha recibido de media en el segundo semestre de 2017 nada menos que 22 ciberataques. 

 

La fiebre del Bitcoin dispara el minado ilegal de criptomonedas

 

Deja un comentario