Seguramente hayas leído u oído hablar del marketing viral más de una vez y te preguntarás qué es. Es un tipo de publicidad que anuncia un determinado producto o servicio y que de forma aleatoria se expande rápidamente llegando a muchísima gente. Esta variante de la mercadotecnia se extiende como un virus a través de las redes sociales, ya que son los propios usuarios los que deciden compartir el contenido de dicha publicidad.

Las ventajas del marketing viral son bastantes y muy interesantes. El primer y principal beneficio es que son campañas que pueden llegar a un amplísimo número de público, por lo que puedes conseguir más posibles clientes potenciales que realizando otra estrategia. Una mayor exposición de tu marca conlleva una mayor rentabilidad, efectividad, rapidez y credibilidad de la misma. No hace falta tener el mejor producto o servicio del mercado, gracias a esta campaña viral lo que vendas será sin duda un producto estrella. Por contra, las posibles desventajas de tu contenido viral pueden difundir un mensaje que no sea del agrado de todas las personas que lo vean y que por ende genere haters y trolls. Así mismo, puede que, con tu marketing viral, generes una acción contraria a lo esperado si el mensaje no está bien definido. Puede que te salga “el tiro por la culata” y que los usuarios compartan de forma viral tu contenido publicitario como algo negativo debido a malas interpretaciones o parodias de tu mensaje inicial.

Realizar una campaña publicitaria con la intención de que se convierta en viral por las redes sociales (como Instagram, Facebook, Twitter o Youtube) requiere de una estrategia y un estudio previos. Hay que saber asesorarse muy bien por auténticos expertos en la materia. El motivo es sencillo, una vez que lanzas tu contenido en las redes sociales, el control pasa a ser plenamente del usuario que es el que lo comparte, lo alaba o se mofa de él. 

Cómo funciona el marketing viral

Este tipo de marketing está especialmente diseñado para que se expanda lo más rápidamente posible. Una buena estrategia de mercadotecnia viral consta de tres fases previstas: Exposición, infección y contagio. Es como si fuera una bomba de racimo, hablando en términos estratégico-militares. Una vez que sueltas el contenido publicitario a la red, alguien lo compartirá y de cada usuario que lo comparta saldrán tres o cinco más. Y a su vez, ese número se irá multiplicando más y más exponencialmente, hasta no poderse controlar.

¿Cuáles son los motivos por los que se expande tanto y tan rápidamente? Principalmente, porque el contenido es novedoso y simple. Todo el mundo en marketing busca su elefante rosa. Siempre cuando entramos en una red social, vemos contenidos parecidos, lo que metafóricamente llamamos “elefantes”. Si uno al entrar en su red social favorita ve un elefante gris detrás de otro, no se sorprende, es más, se aburre. Pero si de repente, aparece un elefante rosa, vamos a ser los primeros en desear compartirlo, puesto que obtendremos la aprobación inmediata de los demás usuarios con sus likes y comentarios. Este tipo de entretenimiento comunitario, acompañado de una ausencia de manipulación aparente, es lo que genera que nuestro contenido publicitario se convierta en viral. 

Deja un comentario