Más de 4.500 millones de personas utilizan las redes sociales para estar informados, hacer negocios, conectar o, simplemente, entretenerse. Algunas alcanzan tal grado de popularidad que se han conseguido convertirse en uno de los blancos predilectos para que los delincuentes dirijan sus ciberamenazas.

Facebook, Twitter, Instagram o LinkedIn cuentan con millones de usuarios a diario. Según el ‘Informe Digital 2022’, elaborado por Hootsuite y We Are Social, casi el 59% de la población utiliza las redes sociales, lo que ha crecido un 7% respecto al pasado año. En España, WhatsApp, Facebook e Instagram son las plataformas más utilizadas con un 91%, 73% y 71%, respectivamente.

Si bien son muchos los beneficios que les aportan, también conllevan sus riesgos debido a su uso por parte de los ciberdelincuentes.

No en vano, recientemente conocíamos que LinkedIn se había convertido en la empresa que más ciberataques había recibido solo durante los tres primeros meses de este 2022. En concreto, en el primer trimestre ha concentrado el 52% de los ataques de phishing que se han producido a nivel mundial.

Pero LinkedIn no es la única red social en la que los ciberdelincuentes ponen sus miras. Un reciente informe de Vade destacaba a Facebook como la marca más suplantada durante el pasado año con el 14% de las páginas de phishing.

De nuevo, esta amenaza, y el objetivo de hacerse con credenciales y datos personales de los usuarios, han convertido a la red social en objetivo prioritario para dirigir estas ciberamenazas.

Uso seguro de las redes sociales

Ante la necesidad de garantizar una mayor ciberseguridad de las redes sociales, se hace imprescindible que los usuarios de las mismas también sigan una serie de pautas que garanticen su protección.

redes sociales ciberseguridad privacidad noticia bit life media

Estos son algunos de los consejos que apuntan desde Bitdefender para que el uso de estas redes sociales se produzca con seguridad para los usuarios.

  • Utilizar contraseñas seguras. Como en el uso de toda aplicación, servicio o acceso, es importante utilizar contraseñas robustas. Para ello, es importante crearlas sin seguir patrones lógicos haciendo uso de letras, números y caracteres aleatorios y sin relación alguna con fechas, datos o nombres personales.
  • Uso del doble factor de autenticación. Para fortalecer aún más su función, es aconsejable habilitar la autenticación de dos factores en todas las cuentas online, un método adicional que refuerza la seguridad. Apostar por códigos que se reciben vía SMS, o por la huella dactilar o el reconocimiento facial son cada vez más habituales.
  • Gestionar la privacidad. Es clave revisar concienzudamente las opciones de configuración de la privacidad y la seguridad en todas las redes sociales. Cada una de ellas cuenta con una configuración distinta para que el usuario seleccione la más adecuada a sus necesidades. De esta forma puede controlar mejor quién puede ver, interactuar o comentar los contenidos que el usuario comparte.
  • Proteger la información personal. Los datos de carácter personal pueden ser utilizados por los ciberdelincuentes para robar, estafar o acosar. Por eso es fundamental no proporcionar este tipo de información en redes sociales, como números de teléfono, fechas de nacimiento, o direcciones de correo electrónico, entre otros.
  • Soluciones de seguridad. Acceder a las redes sociales a través de dispositivos seguros es una garantía adicional. Ya sea a través de un PC, una tablet, un portátil o un smartphone, disponer de un antivirus u otra solución de seguridad puede ayudar a estar protegido de ataques maliciosos o bloquear phishing.
  • Control de la huella digital. Existen herramientas que permiten encontrar fácilmente cuentas antiguas vinculadas a hasta cinco direcciones de correo electrónico, lo que permite obtener una visión completa de la huella digital y la exposición los tus datos. Es importante tener un control sobre esta huella para evitar riesgos.
  • Precaución con mensajes no solicitados y anuncios. Cada vez proliferan más los enlaces recibidos a través de la mensajería instantánea de las redes sociales. Los ciberdelincuentes suelen aprovecharlo para lanzar campañas de phishing y fraudes online. Es importante que, al detectar estas amenazas, así como comportamientos poco apropiados, denunciarlo para evitar un mal mayor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

dieciocho − dieciseis =