La cadena de supermercados 7-Eleven cierra todos sus establecimientos en Dinamarca. La compañía ha sido víctima de un ciberataque que ha dejado sin funcionar los sistemas de pago de las tiendas de todo el país.

El móvil económico se encuentra detrás de muchos de los ciberdelitos que proliferan actualmente bajo ataques, por ejemplo, de ransomware. Sin embargo, no todos los incidentes de seguridad tienen detrás un motivo económico.

En muchos de los ciberataques que se han producido en los últimos años a infraestructuras críticas, ganar reputación también ha estado entre los principales objetivos de los ciberdelincuentes. Aunque tampoco hay que descartar el daño per se por muy diversos motivos.

Conseguir popularidad parece ser que es lo que se esconde detrás del ciberataque del que ha sido víctima la cadena de supermercados 7-Eleven en Dinamarca. La compañía tuvo que cerrar todos sus establecimientos en el país después de que un ciberataque dejara sin funcionamiento sus sistemas de pago.

A primera hora de la mañana de ayer, la compañía ya informaba en su página de Facebook que sospechaban estar siendo atacados. «Desafortunadamente, sospechamos que hemos estado expuestos a un ataque de piratas informáticos hoy, lunes 8 de agosto de 2022. Esto significa que no podemos usar las cajas y/o recibir pagos», apuntaba el comunicado.

Asimismo, también señalaba que por ese motivo «mantendremos las tiendas cerradas hasta que sepamos el alcance. Naturalmente, esperamos que podamos abrir las tiendas de nuevo pronto».

7-Eleven podría haber sido víctima del ransomware

Hasta el momento, nadie se ha atribuido la autoría ni el alcance del ciberataque. Y mucho menos las pérdidas económicas que puede conllevar para esta cadena de establecimientos.

En una publicación de Reddit, que posteriormente ha sido eliminada, un presunto empleado de 7-Eleven en Dinamarca confirmaba el ciberataque y que se vieron obligados a cerrar la tienda después de que los sistemas de pago dejaran de funcionar.

Según la publicación, el empleado de la tienda ubicada en Strøget manifestó que el sistema de pago no funcionaba. Además, añadía que, teniendo en cuenta que todos los 7-Eleven en Dinamarca utilizan el mismo sistema, tuvieron que cerrar pidiendo a los clientes que salieran del establecimiento y colocando un cartel informando del cierre.

7-Eleven ciberataque ransomware supermercados Dinamarca comunicado noticia bit life media

El hecho de que no se sepa nada más acerca de este ciberataque también lleva a pensar que quizá se trate de un ataque de ransomware por el que los autores podrían haber pedido un rescate para volver a poner en funcionamiento el sistema de pago.

Por ahora, la compañía declina hacer más declaraciones a las realizadas hasta ahora y remiten a la declaración del CEO de 7-Eleven en Dinamarca, Jesper Ostergaard, a la emisora DR. En ella apunta que sabe cuándo volverán a reabrir sus tiendas después del ciberataque recibido, aunque confía en que sea pronto.

Ataques como este ponen de manifiesto hasta qué punto pueden hacer daño, no solo a la compañía, sino también a los ciudadanos a los que se les interrumpe este servicio.

En este caso es ‘solo’ una cadena de supermercados pero, ¿podría producirse a mayor escala y dejar los supermercados de una ciudad entera sin funcionar?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

diecisiete − cuatro =