El sector de la ciberseguridad lo llevaba pidiendo mucho tiempo. En especial los expertos y profesionales que trabajan investigando y descubriendo fallos de seguridad. Hasta ahora, la palabra “hacker” tenía un sentido peyorativo en el idioma español. En el diccionario de la Real Academia Española la definición de “hacker” era sencilla, directa. Incorrecta. “Pirata informático“, eran las dos palabras que te devolvía la búsqueda de “hacker”. Una descripción que no hace justicia a las personas con grandes conocimientos en el área de la tecnología que en realidad se dedican a investigar y descubrir fallos de seguridad en los sistemas informáticos, además de trabajar para protegerlos contra los ataques de los ciberdelincuentes. 

Hoy, en las actualizaciones periódicas que lleva a cabo la RAE, además de incluir “postureo”, “posverdad” o “buenismo”, se ha llevado a cabo una actualización de “hacker”, añadiendo una segunda acepción: “Persona experta en el manejo de computadoras, que se ocupa de la seguridad de los sistemas y de desarrollar técnicas de mejora”. Mucho más acertada, sin duda. Ahora bien, la definición de “pirata informático” no la han eliminado, que hubiera sido de agradecer. Y es que una cosa está clara: en la RAE gustan los piratas. Además de no atreverse a suprimirla por completo de la definición de “hacker”, la han añadido en otro término. Ahora “cracker” también redirige a “pirata informático”. Está bien. Nosotros preferimos usar, cuando hablamos de los grupos o individuos que perpetran ataques informáticos, las palabras ciberdelincuentes o cibercriminales según el caso.

Nueva definición hacker RAE
Definición de “hacker” actualizada en diciembre de 2017 en el diccionario de la RAE.

Necesitamos más cultura de ciberseguridad

Los ciberataques aumentan. Eso es una realidad que vemos cada día. Pero no aumenta en el mismo grado la concienciación de la importancia de la ciberseguridad. Necesitamos más cultura de ciberseguridad, como explicaba en este artículo hace unos meses. Lo vimos este verano con el caso de WannaCry. No solo los usuarios, también las empresas. Y parte de esa cultura es conocer los conceptos básicos, y que estos no sean confusos.

Así que la modificación de este término que nació en el MIT de Massachusetts en los años 60  supone un importante paso. La confusión seguirá existiendo, es inevitable, pero no hay duda de que el sector seguirá trabajando para extender la acepción más correcta de las dos que ofrece la RAE.

Y es que sin duda ha sido un éxito de la lucha constante de todo el sector, que en conferencias, medios y cualquier lugar donde pudieran ser escuchados, han alzado la voz pidiendo que se modificara o actualizara esta acepción. Hoy, se ha avanzado un paso más. Enhorabuena, hackers.

Deja un comentario