A pesar de que el concepto de Black Friday se creó en Estados Unidos inicialmente como un día con descuentos en tiendas físicas, la evolución del comercio online ha provocado también que esta fiesta de las compras se traslade al comercio a través de internet. Ya todas las tiendas, sin excepción, ofrecen descuentos y ofertas para atraer a los clientes.

Pero mucho cuidado, los ciberdelincuentes también aprovechan las fechas señaladas para organizar sus estafas, y Black Friday es sin duda una de sus preferidas, por la cantidad de tráfico, transacciones y compras que se realizan en unas pocos días.

Esto sumado al estrés que se produce en los usuarios en ocasiones, que solo tienen unas horas para decidir si adquirir o no un producto antes de que se acabe el descuento especial. Ingredientes que combinados se convierten en un cóctel peligroso.

Por eso, tanto en Black Friday como en todo tipo de fechas señaladas como las rebajas, hay que tener cuidado con las estafas que campan por la red. En ocasiones están muy bien diseñadas, y hay que prestar atención.

La ciberseguridad es un aspecto importante a tener en cuenta. Desde la empresa de seguridad Sophos proponen una serie de consejos a tener en cuenta a la hora de hacer compras online, para que no se convierta en un viernes negro de verdad.

  1. Si parece demasiado bueno para ser verdad…

Lo más probable es que no lo sea. Si un televisor cuesta en el mercado 600 euros y una página que acabas de conocer lo vende por 200… Desconfía, y mucho. Las gangas así no suelen ser reales. Huye de descuentos del 70% u 80%. “Los ciberdelincuentes y estafadores presentan ofertas atractivas difíciles de rechazar y para ello recurren a la ingeniería social y usan marcas reconocidas, amigos y familiares para generar confianza y parecer legítimos”, explican desde Sophos. Esto nos lleva al punto dos.

2. Cuidado con los bulos.

A través de WhatsApp y redes sociales recibimos todo tipo de noticias y también ofertas por parte de familiares y conocidos. Muchas veces simplemente se hacen virales pero no son más que timos. Haz búsquedas en internet para verificar su legitimidad.

3. Cuidado también desde el móvil

Existe la falsa creencia de que desde el smartphone podemos hacer lo que sea y acceder a cualquier página que ahí no pasa nada.

Nada más lejos de la realidad. Hay de hecho un repunte en la cantidad de aplicaciones fraudulentas que sirven de puente hacia páginas falsas de phishing, así que cuidado al descargar cualquier tipo de app. Y por supuesto también atención al descargar archivos, descargando un archivo malicioso podemos llegar a infectar el dispositivo.

4. Revisa la cuenta bancaria

Es un gesto muy sano que se debería hacer de vez en cuando. Si tenemos un control periódico de lo que está pasando en la cuenta y detectamos alguna operación anormal, podremos denunciarla y ponerla en conocimiento del banco lo antes posible para poder actuar en consecuencia.

5. Poner atención desde dónde nos conectamos

Aquí entra en juego otro factor, y es el de la red desde donde realizamos la compra. Si nos estamos conectando desde una red wifi gratuita en algún lugar público, podríamos estar corriendo un riesgo, ya que no sabemos quién controla esa red. Si quieres saber más, aquí te contamos cómo usar las redes wifi con seguridad.

6. Usa soluciones de seguridad instaladas en tu dispositivo

Muchas te ayudarán a evitar problemas cuando tenemos un despiste, algo que nos puede pasar a cualquiera. Filtros web que impiden la navegación por sitios web fraudulentos, gestores de contraseñas o soluciones antimalware (también en el móvil, si es Android) nos ayudarán a estar más seguros.

 7. No te estreses

Muchas páginas juegan con la cuenta atrás para indicar que una oferta se acaba, generar tensión en el comprador y forzarle a hacer la compra más rápido, ante el temor de que dicha oferta se termine. Pues bien, esta es también una técnica muy usada por los estafadores, que crean tiendas online en las que básicamente hay contadores por todas partes. Simpre hay una oferta increíble a unos pocos minutos de terminarse. Si regresas pasadas unas horas, verás que esa oferta sigue ahí, y que el reloj ha vuelto hacia atrás.

8. Revisa la legitimidad del vendedor

Muchas páginas estafan mediante estas técnicas. Así que cuando hagas una compra a través de la red, ante todo, calma, compara, revisa la legitimidad del vendedor, y si no lo ves claro o no hay suficiente información sobre quién está detrás de esa web…

Llama al número de atención al cliente si es necesario. Y ante la duda, no lo compres ahí. Busca una página de un vendedor más fiable y conocido, aunque la oferta no sea tan “buena”, seguramente evites un posible susto.

Deja un comentario