El concepto netiquetas o etiquetas de red alude a una serie de normas que intentar regular el comportamiento digital de los usuarios en internet, con el objetivo de mantener una comunidad sana y crear un entorno seguro. Esto incluye evitar conflictos, comentarios dañinos o perjudiciales.

Estas reglas se aplican a todas las plataformas y maneras de interacción en la red, desde por supuesto las redes sociales hasta los foros, blogs, correo electrónico y cualquier otro servicio o plataforma.

En definitiva, las netiquetas son un código de comportamiento ético, similar al del mundo real pero en el contexto virtual.

Estas desempeñan un rol fundamental en la creación de entornos seguros, también para prevenir el acoso digital.

Netiquetas y ciberacoso 

El acoso escolar se ha extendido al hogar a través de las redes sociales y servicios de mensajería. En este contexto, las etiquetas en línea o netiquetas son un recurso importante para regular el comportamiento en línea, reconocer el acoso y el ciberacoso, y prevenir asimismo que los menores se conviertan en acosadores.

Según reporta Europa Press, un estudio de la ONG internacional Bullying Sin Fronteras, siete de cada diez niños en España son víctimas de ciberacoso, ya sea por parte de sus compañeros de colegio o por desconocidos que aprovechan el anonimato de la red y la vulnerabilidad de las víctimas para atacarlos.

Con motivo del Día contra el Acoso Escolar que se celebra el 2 de mayo, la empresa SPC sugiere recurrir a las netiquetas como complemento para prevenir el acoso digital.

Al tratarse de un entorno con sus propios códigos, las netiquetas son útiles para que el comportamiento en línea sea similar al del mundo real, donde las normas de conducta suelen ser más claras.

Un ejemplo de netiqueta consiste en evitar escribir textos completamente en mayúsculas, ya que esto transmite el mismo efecto que hablar a gritos en persona. Asimismo, se recomienda no utilizar el sarcasmo en línea, ya que algunas palabras o frases pueden ser malinterpretadas al no poder escuchar el tono de voz del interlocutor.

Entre las netiquetas se encuentra la protección de la privacidad de terceros, evitando difundir mensajes o documentos que nos hayan enviado en una conversación, así como no compartir información personal a través de las redes sociales. Los acosadores pueden utilizar la información privada con fines malintencionados, como la suplantación de identidad, el chantaje y la extorsión a través de amenazas con la publicación de datos sensibles o el acoso directo.

Existen netiquetas que promueven el respeto al tiempo de los demás, sugiriendo evitar el envío constante de mensajes o exigir una respuesta inmediata. Además, se recomienda utilizar fuentes confiables al informarnos y compartir información con otros.

Deja un comentario

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

catorce − ocho =